Reír trae felicidad al hogar.
Reír trae felicidad al hogar.

Hacer reír a los niños es, en realidad, una cosa seria y los padres deberían fomentar actividades que causen esta alegre sensación. El psicoterapeuta Hans Gutiérrez explica que las bromas y los chistes tienen tal repercusión en los pequeños que provocan en ellos gran regocijo y una sensación genuina de felicidad al ver a sus progenitores reír.

Esto sin contar con que en el futuro les quedará un recuerdo feliz de cuando rieron de forma espontánea al lado de sus padres. “Además, el niño aprende a afrontar las situaciones adversas de mejor manera. Y en el futuro será un adulto que aliviará rápidamente sus tensiones”, menciona el experto.

Esto -agrega- le permitirá desarrollar gran carisma, que es la parte más seductora de todo ser humano, y le facilitará relacionarse mejor con otros.

La risa desarrolla habilidades.
La risa desarrolla habilidades.


Rían juntos:

* Jaimito, si en esta mano tengo 8 naranjas y en esta otra 6 naranjas, ¿qué tengo?

- Unas manos enormes, maestra.

* Pedrito, ¿qué planeta va después de Marte?

- Miércoles, señorita.

* Era un niño tan, pero tan pequeñito, que su cabeza olía a pies.

* ¿Sabes que mi hermano anda en bicicleta desde los cuatro años?

- Mmm, ya debe estar bien lejos.