La manipulación emocional es una práctica muy utilizada entre las parejas. Foto: ¡Stock.
La manipulación emocional es una práctica muy utilizada entre las parejas. Foto: ¡Stock.

Mantener un amor ciego nos hace vulnerables ante un hombre . Si cada vez que deseas hacer algo o tienes una visión distinta, tu pareja te dice frases tipo: “¿cómo me haces esto después de todo lo que hice por ti? o ¿por qué eres tan egoísta?”, eso hace evidente de que eres víctima de chantaje emocional.

MÁS INFORMACIÓN: Si te engañó una vez, pueda que lo vuelva a hacer

En la edición Nro. 21 de la revista +Mujer de Trome, el psicoterapeuta de parejas Walter Dávila señala que los hombres manipuladores esconden baja autoestima e inseguridad por carencias emocionales en su niñez. “También las víctimas, porque ceden ante imposiciones y temen estar solas”, advierte.

Primero -aconseja- debes diferenciar entre petición y exigencia de lo que es chantaje emocional. Pedir implica otorgar libertad para elegir. En cambio, al exigir no se da alternativa y se ignoran sentimientos y necesidades del otro.

Para derrumbar los chantajes emocionales, indica el experto, tienes que buscar una alternativa que beneficie a ambos. Debes mantenerte firme y no ceder al chantaje.

Está en tus manos parar esta situación que solo te hace mucho daño. Foto: ¡Stock.
Está en tus manos parar esta situación que solo te hace mucho daño. Foto: ¡Stock.

MÉTODOS DEL MANIPULADOR

El castigo. Amenaza con que si no se realiza lo que desea, habrán consecuencias negativas.

El autocastigo. Intenta dañarse a sí mismo para hacer sentir mal al otro: ‘Si me dejas, me mato’.

El silencio. Opta por no hablar un tiempo prolongado para crear tensión en la relación.

La víctima. Busca generar sentimientos de lástima y culpa. ‘Ven a verme, me siento solo’.

La culpa. Usa reproches o comentarios críticos para que la pareja se sienta culpable y sea complaciente.

Las promesas. Ofrece maravillas que raras veces se cumplen. ‘Si me das otra oportunidad, cambiaré y todo será diferente’.

Dar para recibir. Ofrece ayudas y favores para atarte y lograr tu sumisión.

QUÉ HACER

Primero, quiérete a ti misma. Reflexiona que estás dejando de lado tus propios deseos por complacer a otra persona. Después, pon límites a tu relación. Dile a tu pareja que su unión debe construir algo común que haga felices a los dos. En caso extremo, acudan a un especialista de parejas para establecer parámetros y recuperar su individualidad.

TE PUEDE INTERESAR: