¡Cuidado con la parálisis facial!

Provoca falta de movilidad en la cara, pero el paciente puede recuperarse con terapia física. Descubre más sobre este problema de salud.

Más sobre:

Salud

Tener dificultad para mover los músculos de la cara, la boca y verse con los ojos caídos, pueden ser señales de que estás sufriendo una parálisis facial.

Esta se da cuando hay alguna lesión en el trayecto del nervio facial, que está unido directamente con el cerebro y puede ser principalmente de dos tipos:

Central: Ataca a la mitad inferior de la cara de un lado, respetando los párpados y frente que no sufren alteración, a diferencia de los músculos de la boca y mejilla.

Periférica: Se presenta con asimetría de todo un lado de la cara.

QUÉ LA ORIGINA

Las causas de la parálisis facial suelen ser el daño en el nervio facial o en la zona del cerebro, que envía las señales a los músculos de la cara. La más frecuente es la llamada parálisis de Bell, de causa desconocida. Le sigue la parálisis facial de origen traumático, que se da por una contusión en el cráneo y finalmente la parálisis originada por tumores, infecciones agudas del oído y del virus herpes zóster.

TRATAMIENTO

Especialistas de la Clínica Angloamericana explican que el tratamiento está dirigido a mantener la musculatura afectada mientras el nervio se recupera. Para ello se aplica calor húmedo en la mitad de la cara afectada y el cuello, para así relajar el músculo. Se hacen masajes y estimulación eléctrica en los músculos faciales.

Ir a portada