Los primeros baños requieren paciencia, pero con el tiempo se vuelve en unos de los momentos más especiales que se puede compartir los pequeños de la familia, ya que son fundamentales para generar el vínculo afectivo. Foto: Pexels.
Los primeros baños requieren paciencia, pero con el tiempo se vuelve en unos de los momentos más especiales que se puede compartir los pequeños de la familia, ya que son fundamentales para generar el vínculo afectivo. Foto: Pexels.

Cada vez más, los padres tienen mayor participación en el cuidado de los bebés. Según un reciente estudio de la Universidad de Ohio, los papás de hoy, entre las edades de 23 y 38, están más involucrados que nunca en el desarrollo y el bienestar de sus hijos. El estudio también reveló que los hombres pasan tres veces más tiempo con sus hijos que hace dos generaciones y aquellos que continúan quedándose en casa para cuidar a los niños ha aumentado en un 70% desde 1989.

Perú no es ajeno a este cambio y como parte de la campaña ‘Bebé siempre contigo’ de Huggies, busca promover el respeto y la tolerancia por los distintos formatos de familias, así como la parentalidad plural. Por tal motivo y en el marco del , expertos de Kimberly-Clark nos ofrecen cuatro consejos para aquellos que son o serán papás por primera vez y alienta a todos los padres a seguir esforzándose por dominar ese nuevo mundo desconocido del desarrollo infantil:

Apoyar con la alimentación:

Por mucho que la madre pueda encargarse de la lactancia del pequeño, el padre también puede ayudarla a sentirse cómoda, trayendo una manta o una almohada.

En algunos casos, la leche materna no es una opción y se opta por usar fórmula. En el caso de que el papá se ocupe de la alimentación del pequeño, es importante saber que se debe realizar en un espacio donde ambos, él y el bebé, se sientan relajados y seguros, ya que los infantes, a diferencia de los adultos, tardan más tiempo entre que comen, se les saca el aire y vuelven a dormir.

Calmarlos con la voz: 

De recién nacidos, el oído es uno de los sentidos más agudos. Por eso hablarle, cantarle o susurrarle, son herramientas que tranquilizan y reconfortan al bebé, incluso puede calmar y reducir sus niveles de estrés. Es recomendable hablar con un tono suave y utilizando su “idioma”, para que poco a poco el infante se familiarice con las distintas voces, para así, conectar con el bebé y crear un vínculo sólido y sano.

Aprovechar la hora del baño:

Los primeros baños requieren paciencia, pero con el tiempo se vuelve en unos de los momentos más especiales que se puede compartir los pequeños de la familia, ya que son fundamentales para generar el vínculo afectivo. También es importante hacer del baño un momento divertido y evitar situaciones tensas, para lo cual es recomendable usar shampoos y jabones libres de lágrimas e hipoalergénicos, y de ingredientes naturales.

Conecta con el bebé por el tacto: 

Además de promover una relación amorosa con el recién nacido a través del tacto, prácticas como el “método canguro” -que consiste en tener al bebé con únicamente el pañal y en contacto directo piel con piel sobre el pecho descubierto de su padre o madre- favorece la lactancia, reduce en un 70% el riesgo de hipotermia y en un 65% las infecciones, y mejoran la calidad del sueño de los recién nacidos, según un estudio la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Te puede interesar: