“En nuestro país, no contamos con una cultura del ahorro sólida, es por esta razón que algunos productos financieros pueden ser la mejor opción para ayudarnos a ahorrar para el futuro", señala Julio Capristán. (Foto: Getty Images)
“En nuestro país, no contamos con una cultura del ahorro sólida, es por esta razón que algunos productos financieros pueden ser la mejor opción para ayudarnos a ahorrar para el futuro", señala Julio Capristán. (Foto: Getty Images)

Ahorrar siempre será una decisión muy acertada y si es para la educación de los niños mucho mejor. Si hablamos de la superior puede significar una preocupación constante debido a los costos que implican, sobre todo, en una coyuntura de crisis económica y sanitaria como la actual.

Sin embargo, existen algunas maneras de amortiguar el costo de esta inversión si empezamos a ahorrar con anticipación, según nos explica el magíster Julio Capristán, especialista en finanzas de la Universidad Norbert Wiener.

MIRA: Educación: Cinco pasos para lograr estudiar en Canadá

Sabemos que los costos de la educación superior en el ámbito local e internacional son bastante significativos. Es por esta razón que tomar medidas con anticipación permitirá a las familias proyectarse y solventar los gastos. Por la pandemia, por ejemplo, se sabe que 79 mil estudiantes del sector A-B de Lima abandonaron sus estudios por falta de fondos”, manifiesta el especialista en finanzas.

En nuestro país, no contamos con una cultura del ahorro sólida, es por esta razón que algunos productos financieros pueden ser la mejor opción para ayudarnos a ahorrar para el futuro y de no ser el caso debemos tomar en cuenta ciertos puntos para encontrar la mejor opción de ahorro. Si tomamos buenas decisiones, en un período de 15 años, con una cuota de 50 dólares, podríamos llegar a ahorrar más de 11 mil dólares para la educación de nuestros hijos”, añade.

Para conocer algunas pautas puntuales de ahorro para los fondos universitarios de nuestros hijos, el especialista nos brinda la siguiente información.

MIRA: ¿Cuáles son los beneficios de los juegos de construcción para los niños?
  1. Obtener un seguro de estudios universitarios. Un seguro de estudios universitarios es un producto financiero creado por alguna institución financiera, o aseguradora, que mediante el ahorro mensual de una cantidad determinada permite acumular dinero para que, llegado el momento, sea posible solventar los gastos integrales o parciales de los estudios superiores de un hijo/s o beneficiario. Es necesario asegurarse que el producto financiero cuente con servicios adicionales como, por ejemplo, el seguro por fallecimiento del titular.
  2. Ahorrar solo en instituciones que cuenten con autorización de la SBS, porque son las que realmente se encuentran supervisadas, por lo que sus ahorros estarán asegurados por el Fondo de Depósitos.
  3. Informarse sobre la tasa de interés que pague la institución. Para tomar una decisión inteligente no sólo debe de tomar en cuenta la TEA (Tasa Efectiva Anual), lo más importante es conocer la TREA (Tasa de Rentabilidad Efectiva Anual), solo esta última te informa sobre la verdadera rentabilidad obtenida por sus ahorros.
  4. Tener en cuenta que para que sus ahorros no pierdan “poder adquisitivo” es necesario que la rentabilidad sea mayor a la tasa de inflación.
  5. Ahorrar en dólares. Como estos ahorros son a largo plazo, es recomendable que sean en dólares, para evitar la devaluación de la moneda local.
  6. Saber en qué institución financiera ahorrar, se puede ingresar a la página web de la SBS () e identificar cuál paga más intereses por sus depósitos.

El especialista señala que, si no se desea contratar un seguro de estudios universitarios, es posible ahorrar teniendo en cuenta las recomendaciones dadas, pero que es importante la disciplina y constancia.

VIDEO RECOMENDADO

COVID-19: vacunación de personas de 34 y 35 años en Lima y Callao

COVID-19: vacunación de personas de 34 y 35 años en Lima y Callao
El Gobierno anunció la incorporación de un grupo etario al programa de vacunación en Lima y Callao. A partir del martes 31 de agosto, las personas de 34 y 35 años podrían empezar a ser vacunados contra la COVID-19.