Antes de comenzar con cualquier rutina, lo mejor es consultar con el veterinario. Foto ¡Stock.
Antes de comenzar con cualquier rutina, lo mejor es consultar con el veterinario. Foto ¡Stock.

El deporte y ejercitarse juntos nos une a nuestra mascota. Sin embargo, no deja de ser una actividad de riesgo para el y requiere cuidados:

MÁS INFORMACIÓN: ¿Quién asume la responsabilidad penal si mi perro muerde a una persona?

1. No practique deporte o corra con un perro cachorro o adulto mayor. Se aconseja que el perro tenga más de 1 año o que complete su crecimiento y menos de 7 años, para evitar lesiones y patologías musculoesqueléticas.

2. Pasar un chequeo veterinario previo. La revisión  permitirá que el doctor autorice que su perro se ejercite en forma intensa y señale qué tipo de actividad.

3. Iniciar el entrenamiento de forma suave y progresiva. No apresure al perro y si tiene mucho pelo descártelo, porque el ejercicio fuerte podría aumentar su temperatura corporal y hasta llevarlo a morir.

4. Antes de salir, revise las patas del perro y su correa adecuada a su tamaño.

Los perros son bastante activos y les encanta jugar, por eso son perfectos para correr. Foto ¡Stock.
Los perros son bastante activos y les encanta jugar, por eso son perfectos para correr. Foto ¡Stock.

5. Nunca lo pasee sobre el asfalto caliente y menos lo ejercite sobre esa superficie.

6. No deje que el perro tome mucha agua, ni muy rápido, ni antes, ni después del ejercicio. Al terminar y solo si se relajó, que beba poca agua.

7. Brinde a su perro descansos bajo sombra y pare de inmediato si tiene espuma en la boca, jadeo fuerte u ojos vidriosos, síntomas de ejercicio en exceso.

Toma nota:

Si su perro tiene hocico achatado y patas cortas (chihuahua, salchicha y pug) o es grueso (bulldog), no lo lleve a correr.

TE PUEDE INTERESAR: