A punto de graduarse del Senati, chicas hacen mantenimiento, afinamiento, conversiones de GLP a GNV y todos los arreglos que requiera un auto. (Foto: Trome)
A punto de graduarse del Senati, chicas hacen mantenimiento, afinamiento, conversiones de GLP a GNV y todos los arreglos que requiera un auto. (Foto: Trome)

Se cree que el mundo de la está destinado a los hombres; sin embargo, Saraí Flores (19) y Yamelí Cáceres (19) demuestran todo lo contrario. Estas jovencitas y vecinas de, respectivamente, están a punto de graduarse como mecánicas en Senati.

LEE: Emprendedoras de Pucusana promueven el empoderamiento para ayudar a otras mujeres

Chicas, ¿cómo deciden estudiar mecánica automotriz?

Saraí: Desde pequeña me gustaba armar y desarmar cosas. Además, como mi tío tenía carro, me ganaba la curiosidad por saber cómo funcionaba.

Yamelí: Desde que tengo uso de razón siempre arreglaba mis juguetes. Y mi abuelito tiene su carro viejito y ahí nació la conexión.

¿Cuál fue la reacción de sus familias?

Yamelí: Se sorprendieron, pero no de forma negativa. Mi mamá me dijo que estaba muy orgullosa porque iba a romper esquemas con una carrera que se cree es solo para hombres.

Saraí: Los varones de mi familia se sorprendieron. Me preguntaban si realmente quería estudiar esa carrera, que el trabajo es muy pesado, que no duraría y lo dejaría a mitad de ciclo y mírame.

Saraí Flores y Yamelí Cáceres afirman que las mujeres también pueden realizar trabajas de mecánica automotriz. (Foto: Trome)
Saraí Flores y Yamelí Cáceres afirman que las mujeres también pueden realizar trabajas de mecánica automotriz. (Foto: Trome)

¿Y sus amigos?

Saraí: Me decían: “pero a ti te gusta cuidarte tus uñas, estar arreglada. Te llenarás de grasa” (risas).

Yamelí: Tuve malos comentarios. Me preguntaron por qué estudiaba eso si era para hombres, que me dedique mejor al modelaje o al diseño de modas.

¿Son las únicas chicas en su salón?

Saraí: Somos la mitad más o menos.

¿Ustedes también levantan llantas?

Yamelí: Levantamos llantas, hacemos todo lo que ellos hacen y mejor porque somos más detallistas y responsables.

Saraí: Además, ahora existen carritos y poleas que ayudan a levantar los autos y el peso.

‘Las mujeres también podemos ser buenas mecánicas’. (Foto: Trome)
‘Las mujeres también podemos ser buenas mecánicas’. (Foto: Trome)

¿Las personas confían en entregarles sus carros?

Saraí: Al inicio como que sienten miedo, pero luego ven mi trabajo y me felicitan.

Yamelí: Antes de verme con el mameluco me dicen que soy muy flaquita, muy chiquita, que no podré levantar una llanta. Luego me ven en ‘acción’ y se sorprenden.

¿Qué saben hacer?

Saraí: Conversiones de GLP a GNV, cambio de inyectores y bujías, limpieza de obturadores y hasta reparaciones de motor.

Yamelí: Hago mantenimiento preventivo, afinamiento, cambio de suspensión y rodajes, limpieza de inyectores y mucho más.

MIRA: Mamita se ha convertido en una bodeguera digital y ‘la rompe’ con sus ofertas

¿Cuánto les falta para terminar la carrera?

Saraí: A ambas nos falta más o menos un año.

Yamelí: Ambas hemos logrado estudiar esta carrera porque postulamos al proyecto ‘Cambiando Esquemas’ de la ONG Plan Internacional y accedimos a una beca.

Realizan Conversiones de GLP a GNV, cambio de inyectores y bujías, limpieza de obturadores y hasta reparaciones de motor. (Foto: Trome)
Realizan Conversiones de GLP a GNV, cambio de inyectores y bujías, limpieza de obturadores y hasta reparaciones de motor. (Foto: Trome)

¿Qué mensaje les darían a esas chicas que quieren estudiar mecánica, pero no se atreven?

Saraí: Que se sientan seguras de lo que quieren lograr más adelante. No importa lo que diga la gente. Como mujer te sentirás muy orgullosa y empoderada.

Yamelí: Juntas podemos hacer un cambio. Si te gusta esta carrera, entonces persigue tus sueños. Y si tu familia no te apoya, que no te importe. Debes seguir adelante.

MÁS INFORMACIÓN