Emprende Trome: Empresario crea grandes toboganes para piscinas de todo Lima

Técnico de maquinarias lleva seis años fabricando grandes toboganes en su taller de Villa El Salvador.

02/01/2018 - 19:41h

En esta época Verano 2018 , don Hugo Solis se encuentra muy concentrado, moldeando grandes planchas de fibra de vidrio y resina. Está terminando uno de sus proyectos más ambiciosos: un circuito acuático de toboganes en forma de barco pirata que divertirá a decenas de niños en este verano 2018 y que mandará desde su taller de Villa El Salvador hasta Tarapoto.

Con sus seis años de experiencia ha sabido realizar trabajo impresionantes que son muy solicitado en centros recreativos en provincias y en varios clubes de Lima Sur, Norte y Este. 

¿Qué es este monumento en el que trabaja?
Es un circuito acuático en forma de barco pirata que estoy terminando para un club recreativo en Tarapoto.

¿Cómo va enviar tremendo monumento?

En un gran camión. Algunas partes se ensamblan en el mismo lugar.

¿Usted diseñó esto?
No, esta es una réplica de un circuito de toboganes que hay en México. Con mis seis años de experiencia fabricando estas rampas deslizantes, siempre he querido diferenciarme de mi competencia, por eso me arriesgo a crear diseños grandes que son muy populares en el extranjero.

Eso debe tomarle mucho tiempo.
Sí, todo depende del número de juegos que tenga el circuito. Pero me toma entre dos a cuatro meses hacer uno como estos.

¿Este es un atractivo meramente para niños?
Bueno, este tipo de circuito hace divertida cualquier piscina.

¿Con qué medidas de seguridad debe contar un tobogán?
Al estar hechos con fibra de vidrio y resina, es importante que estos insumos sean de gran calidad para evitar que la superficie no se pele y provoque lesiones en las personas que lo usan, ni se deformen o debiliten por la exposición al sol o contacto con el agua con cloro.

¿Quién le enseñó este trabajo?
Aprendí este oficio hace 30 años, cuando terminé mi carrera de técnico de Maquinarias y Herramientas, pero escuché sobre este nuevo material (fibra de vidrio) y ahora me dedico a fabricar toboganes.

¿Este negocio es solo suyo?
Yo lo empecé, pero ahora cuento con la ayuda de mis cuatro hijas y sus respectivas parejas para sacarlo adelante.

¿Cuál es el más grande que ha construido?
Uno de 12 metros de alto. Está en Chiclayo.

¿Dónde podemos ver sus trabajos?
En varios lugares. En Lima, por ejemplo, en el club San Pedro hice un tobogán de multipista (varios canales), en el club Paraíso Huachipa instalé una anaconda, que es un tobogán con muchas curvas, luego otro llamado Kamikaze, que es alto y medio empinado, es para los adultos. A muchos clubes recreacionales de provincia también he llevado mis trabajos.

¿Tiene algún proyecto en mente?
Sí, quiero hacer un tobogán de 20 metros en forma de cobra, lo he visto en Internet y sé que lo puedo construir, solo necesito que un cliente lo pida.

¿Cuál ha sido el mayor contratiempo en su empresa?
Hace dos años hubo un incendio y se quemó todo. Gracias a Dios, mis clientes no me abandonaron, al contrario, me dieron más trabajo y el banco logró darme un préstamo, por eso sigo trabajando.

¿Hasta dónde quiere llegar con este negocio?
Quisiera tener mi propio parque recreacional con piscina. Espero hacerlo pronto y en provincia, porque en Lima, el terreno es muy caro.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.