Una investigación de Universidad de Princeton demuestra que juzgamos a una persona en tan solo 100 milisegundos. Foto: ¡Stock.
Una investigación de Universidad de Princeton demuestra que juzgamos a una persona en tan solo 100 milisegundos. Foto: ¡Stock.

Suele pasar que cuando conocemos por primera vez a alguien te das cuenta de que no existe conexión con esa persona, en algunos casos nos causa rechazo y en otras repulsa. Hay un ‘no se qué’ que te impide tener confianza en ella. Esa primera mala impresión quizá no se te quite de lapero ¿es posible cambiarla?

MÁS INFORMACIÓN: Dormir mal aumenta riesgo de que envíes correos electrónicos inadecuados a tu trabajo

Para Daniel Largo, experto en el estudio de la personalidad, es complejo, pero sí se puede. Explica que la primera impresión es una atribución rápida que hacemos de una persona en base a ciertos detalles. Pero lo que no sabes es que esos detalles no solo vienen de ti, sino también del otro.

“Cuando conoces por primera vez a una persona esta te encaja mentalmente dentro de un arquetipo predeterminado, por ejemplo: el padre de familia estresado, el tío extrovertido, el amigo educado, etc., es algo que nos proporciona seguridad superficial. Y es en ese preciso instante que la persona crea una parcela mental en la que habitará tu imagen junto a la de otras personas, independientemente de que encajes o no en esa categoría”, indica.

Eso quiere decir, añade, que, “independientemente de lo que hagas, habrán ocasiones en las que las personas realicen una ‘mala clasificación’ de ti, porque su estado de ánimo influye notoriamente en dicho análisis. Digamos que la mitad de la buena impresión depende de ti y la otra mitad de la otra persona”.

La segunda impresión se basa más en las acciones. Foto: ¡Stock.
La segunda impresión se basa más en las acciones. Foto: ¡Stock.

Ahora, cuando dejas una mala impresión y quieres borrarla porque consideras que no eres realmente así como te ven, Largo recomienda, en caso de que hayas realizado un cambio trascendental, hacer saber (con palabras y actitudes) a la persona que ahora eres de este modo. Repetirlo cuantas veces sea necesario, ya que por inercia continuará tratándote como antes.

“Si no hacemos esto reiteradamente nos será muy difícil progresar porque estaremos atados a nuestro viejo yo”, indica. Si no volverás a ver nunca a esa persona no trates de realizar ningún movimiento, pero si es parte de tu círculo y estás en contacto con ella de vez en cuando, trabaja en eso.

Cómo causar un buena última impresión:

1. Tómate la vida deportivamente. Si no consigues lo que quieres acepta la situación, los demás lo verán como símbolo de madurez y confiabilidad.

2. Desprende cariño en tu último contacto. Solo alguien con mucho que ofrecer es capaz de hacer esto. Marcha dejando un buen sabor de boca, se quedarán pensándote por mucho tiempo.

3. Mantén la calma. Esto infundirá el respeto con el que te recordarán.

Si sigues estos pasos y sientes que dejaste una mala impresión simplemente olvídalo, ya cumpliste tu parte; irás mejorando con el tiempo.

TE PUEDE INTERESAR: