Escolar: ¿Cuándo debemos utilizar las palabras la, le y lo?
Escolar: ¿Cuándo debemos utilizar las palabras la, le y lo?

Según la Real Academia Española, para usar adecuadamente los pronombres átonos de 3ª persona lo(s), la(s), le(s), debe tenerse en cuenta la función sintáctica que desempeña el pronombre en la oración y, en segundo lugar, el género (masculino, femenino) y el número gramatical (singular, plural) de la palabra a la que se refiere.

Cuando el pronombre desempeña la función de complemento directo (recibe la acción del verbo y contesta a las preguntas ¿qué? o ¿quién?), deben usarse las formas lo, los para el masculino (singular y plural, respectivamente) y la, las para el femenino (singular y plural, respectivamente):

  • ¿Has visto a Oscar? Sí, lo vi ayer.
  • ¿Has visto a Oscar y a los niños? Sí, los he visto en el parque.
  • Compré la medicina y se la di.
  • ¿Has recogido a las niñas? Sí, las recogí antes de ir al taller.

Cuando el pronombre desempeña la función de complemento indirecto (indica el destinatario de la acción del verbo y contesta a las preguntas ¿a qué?, ¿a quién?, ¿para qué? o ¿para quién?), deben usarse las formas le, les (singular y plural, respectivamente), con independencia del género de la palabra a la que se refiera el pronombre:

  • Le pedí dinero a mi padre.
  • Les di un regalo a los niños.

Sin embargo, estas correspondencias se ven alteradas cuando se utilizan de manera impropia las formas le o les para sustituir a un complemento directo (leísmo), como sucede en ‘Le vi a Martín’.

La forma correcta es La vi, La invité, Lo convencí; y no Le vi, Le invité, Le convencí. A pesar de esto, la Academia acepta el leísmo, pero solo el referido a persona singular y en masculino, como es el caso de ‘Le vi (Vi a Martín)’. En los demás, el uso es considerado incorrecto.

Dato

El laísmo consiste en el uso de la y las en lugar de le y les. ‘La di la cuchara’ por ‘Le di la cuchara’. El loísmo es el uso de lo y los en lugar de le y les. ‘Lo di un sobre a Pedro’, por ‘Le di un sobre a Pedro’.



Tags: