La mayoría eran esclavos que luchaban por sus vidas
La mayoría eran esclavos que luchaban por sus vidas

Durante un período del Imperio Romano se celebraban espectáculos violentos que, en plazas públicas y con presencia de mucha gente y la nobleza, protagonizaban gladiadores o luchadores. Estos juegos públicos enfrentaban a hombres entre ellos (aunque también hubo algunas peleas entre mujeres) o luchadores contra animales salvajes (leones, tigres, panteras, toros y elefantes).

Los gladiadores eran atletas profesionales, esclavos o condenados a muerte, que por sus vidas se enfrentaban por parejas o por grupos de números equilibrados. Por su armamento e indumentaria, los gladiadores recibían los nombres de: bestiarius (luchaba con las fieras), retiarius (armado de tridente y red), mirmillon y threx (llevaba armamento pesado, escudo redondo y espadón), mandabala (luchaba a caballo y llevaba un casco que le cubría totalmente la cara) y laquedarius (llevaba un lazo).

El vencedor preguntaba al emperador o en su ausencia a las vestales (vírgenes de la nobleza) sobre la suerte del derrotado. El pulgar hacia arriba significaba que se le perdonaba la vida (generalmente si peleó con valor) y el pulgar hacia abajo ordenaba matarlo. El emperador recompensaba al vencedor con platos de plata repletos de monedas de oro.