Pasar mucho tiempo sin sexo puede ser una experiencia frustrante, sin embargo, un periodo de abstinencia puede ser una oportunidad para el crecimiento personal y el amor propio.
Pasar mucho tiempo sin sexo puede ser una experiencia frustrante, sin embargo, un periodo de abstinencia puede ser una oportunidad para el crecimiento personal y el amor propio.

Con la pandemia y la cuarentena, los pasaron solos el aislamiento y se vieron obligados a la abstinencia. Muchos todavía siguen sin tener pareja. Y según expertos, la falta de puede hacerse evidente en el cuerpo y tener efectos, incluso, a nivel emocional; algunas de esas consecuencias son distintas en hombres y mujeres. Conoce qué pasa en el cuerpo cuando no hay actividad sexual.

Según explica la ginecóloga de la clínica Ricardo Palma, Claudia del Carpio, suspender las placenteras por largo tiempo puede impactar en el estado anímico de la persona, tanto en hombres como mujeres, ya que el cuerpo durante el coito, que dan sensación de bienestar, placer, calma y que ayudan a reducir la probabilidad de pasar por episodios de ansiedad o de depresión.

LEE: ¿Los problemas se solucionan en la cama?

En mujeres

La doctora señala que en las mujeres, al suspender el sexo, los músculos del piso pélvico no se fortalecen, ya que durante el coito, y al llegar al orgasmo, se contraen y se ‘ejercitan’. Además, el flujo sanguíneo en las paredes vaginales disminuye y se reduce la producción de estrógenos y hormonas, que son las responsables de dar la elasticidad y lubricación a la vagina. Sin embargo, aclara “hay que tener en cuenta que en las mujeres los niveles hormonales, de lubricación, elasticidad e incluso el estado de la flora vaginal, cambian con la edad y se pueden perder, teniendo o no sexo”.

En hombres

Según estudios, la abstinencia podría aumentar la probabilidad de disfunción eréctil en los hombres; cuanto menos frecuentes son sus , sin importar si es en un acto sexual o por masturbación, más grande es el riesgo de padecer cáncer de próstata. También indican que el déficit de relaciones sexuales no estimularía de forma adecuada la inmunidad. Esto porque cuando se tienen relaciones se está en contacto con antígenos de otras personas y eso favorece la inmunidad.

Lo bueno de mantenerse en abstinencia se reduce el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) y tener embarazos no deseados.

TE PUEDE INTERESAR: