Establece una meta de ahorro. Foto: iStock.
Establece una meta de ahorro. Foto: iStock.

No es tan fácil , las necesidades son múltiples y no siempre la familia está de acuerdo con postergarlas. Sin embargo, es crucial guardar dinero para usarlo en alguna emergencia (pérdida del trabajo, enfermedad) o para cumplir una meta financiera (viajes, estudios, compra de bienes). Pero, ¿cómo fomentamos el hábito del ahorro? Alfredo Marín, subgerente de Productos Minoristas del BanBif, brinda estos consejos:

TE PUEDE INTERESAR: ¿Tienes un plan financiero? Descubre aquí cuáles son sus beneficios

1. SEPARA UN MONTO DE TU SUELDO. Por ejemplo, puede ser el 3% de tu ingreso mensual o un monto fijo (el que decidas, puede ser S/ 100).

2. ESTABLECE UNA META FINANCIERA. Piensa qué quieres hacer con ese dinero a corto, mediano o largo plazo. Eso te motivará y cada mes estarás más cerca de tu objetivo.

MIRA ESTO: ¿Quieres economizar en la canasta familiar? Aquí te decimos qué hacer

3. SÉ FUERTE. El ahorro es una decisión y debes ser valiente, frente a ti mismo y a las necesidades ilimitadas que tienes. La organización y fuerza de voluntad serán tus mejores aliadas en este camino.

4. ALEJA EL DINERO DE TU ALCANCE. Puedes abrir una cuenta de ahorros en una entidad financiera, infórmate bien antes.

5. OLVÍDATE DE LA FRASE: ‘GANO POCO, NO PUEDO AHORRAR’. Sí puedes hacerlo, aunque el monto sea mínimo, hazlo. Tu constancia hará que se convierta en un hábito.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

¿Sacarás una tarjeta de crédito? Toma en cuenta estos consejos

Si optas por una tarjeta con membresía, consulta cuál es el programa de recompensas o beneficios (millas para viajar, descuentos en tiendas o restaurantes, entre otros). También puedes solicitar una sin este pago mensual.

No elijas una tarjeta de crédito de oro, platinum o black solo por demostrar estatus, limítate a una que se adecúe a tu capacidad de pago mensual. Foto: iStock.
No elijas una tarjeta de crédito de oro, platinum o black solo por demostrar estatus, limítate a una que se adecúe a tu capacidad de pago mensual. Foto: iStock.

 es una herramienta valiosa para fortalecer tu historial crediticio, siempre y cuando seas ordenado, responsable y prudente con ella. Si estás pensando en solicitar una, Christian Borja, gerente de Educación Financiera del ABC del BCP, te recomienda:

1. PREGÚNTATE PARA QUÉ LA NECESITAS. Por ejemplo, si quieres comprar algún electrodoméstico en varias cuotas, lo aconsejable es optar por un préstamo personal. Pero si el objetivo es hacer pagos regulares y mensuales para fortalecer tu historial crediticio, pues la tarjeta es una buena opción.

2. COMPARA LA TASA DE INTERÉS. Pregunta en las entidades financieras, pero fíjate principalmente en la Tasa de Costo Efectiva Anual (TCEA) y no tanto en la Tasa Efectiva Anual (TEA).

3. REVISA LA MEMBRESÍA. Si optas por una tarjeta con este pago anual, consulta cuál es el programa de recompensas o beneficios (millas para viajar, descuentos en tiendas o restaurantes, entre otros). También puedes solicitar una sin membresía.

4. NO TE FIJES EN EL ‘COLOR’ DE LA TARJETA. No elijas una de oro, platinum o black solo por demostrar estatus, limítate a una que se adecúe a tu capacidad de pago mensual.

5. CUIDADO CON LA LÍNEA DE CRÉDITO. No debe sobrepasar tu ingreso neto mensual porque luego tendrás problemas con los pagos.

SABÍAS QUE...

Recuerda hacer tu presupuesto mensual para saber cuánto dinero puedes destinar al pago de la tarjeta de crédito.

MÁS INFORMACIÓN: