“Cuando hay un desbalance estrogénico tendemos a acumular grasa en las zonas típicamente femeninas abdomen, caderas, glúteos y mamas”, explica Martina Gómez. (Foto: Getty Images)
“Cuando hay un desbalance estrogénico tendemos a acumular grasa en las zonas típicamente femeninas abdomen, caderas, glúteos y mamas”, explica Martina Gómez. (Foto: Getty Images)

La pandemia del coronavirus ha hecho que seamos algo más sedentarios que en el pasado. Esto podría verse reflejado en la acumulación de en nuestro cuerpo. Las mujeres solemos acumular grasa de forma más rápida que los hombres y esto puede ser peligroso para nuestra salud.

Así nos explica en una entrevista para el grupo El Comercio, Martina Gómez dermatista y directora del Centro de Terapias Alternativas y de Antienvejecimiento, quien señala que las mujeres somos hormona dependientes. “Cuando hay un desbalance estrogénico tendemos a acumular grasa en las zonas típicamente femeninas abdomen, caderas, glúteos y mamas”, señala.

Tenemos dos tipos de grasa: parda y blanca. La grasa blanca es la grasa subcutánea qué es la que tiende a cambiarnos la forma de la figura, es una grasa qué segrega unos elementos inflamatorios que se llaman adipoquinas y tienen una acción en todo nuestro cuerpo”, agrega.

La especialista nos explica que las grasas blancas también generan problemas colaterales como celulitis, edemas en los miembros inferiores, la aparición de las arañitas vasculares que pueden verse en la parte posterior de los muslos, en los tobillos o en la cara interna de las rodillas.

¿Qué tan peligrosa es la grasa abdominal?

La dermatista precisa que ninguna grasa es buena debido a que la grasa se considera como un órgano endocrino que producen adipoquinas que tienen efectos inflamatorios en diferentes partes del cuerpo: las del tipo IL8 tienden a que hagamos resistencia a la insulina mientras que la del tipo IL6 genera inflamación en las membranas de las células.

Una persona que tiene pancita tienden a acumular toxinas. Y esas toxinas se manifiesta en cansancio. Empiezas el día muy animada y la energía se reduce por la tarde. También se evidencia en la desmotivación y la pesadez. Pero uno de los grandes peligros del acúmulo de grasa es la inflamación”, recalca la especialista.

Tratamientos

Si bien una dieta sana y ejercicios diarios nos ayudan a perder grasa abdominal. También lo hacen diversos tratamientos estéticos no invasivos, gracias al desarrollo de la medicina estética, según manifiesta Martina Gómez.

La clínica cosmética no se ha visto exenta del desarrollo de la tecnología... El 2017 llegó al Perú una nueva generación de productos para atender estos casos. La ventaja es que no amerita un tratamiento invasivo, cruento ni un tiempo largo de recuperación”, expresa Martina Gómez.

Tratamiento con drones lipolíticos o cosméticos: Los drones lipolíticos son microesferas que llevan adentro un principio activo reductor. Se aplica a través de un lapicero de punta roma que tiene un sistema de nano agujas que atraviesa la piel hasta llegar al adipocito. No solo va a reducir el colchón adiposo, sino que también actúa eliminando elementos inflamatorios.

La sesión demora 40 minutos y no duele. Se necesita entre cinco a 10 sesiones para ver resultados. Sin embargo, un aproximado de perdida de grasa por sesión es de 2 a 4 cm.

Tratamiento con diatermia: Trabaja con calor también tiene la tendencia a desinflamar el cuerpo. Es un tipo de calor que estimula la dilución de ácidos grasos que serán eliminados a través de las heces o la orina al mismo tiempo que desinflama y evita la flacidez.

El tratamiento dura 35 minutos, no duele y se aplica junto a este tratamiento el drenaje linfático para ayudar a evacuar los ácidos grasos y diluirlos.

VIDEO RECOMENDADO

En Latinoamérica cada dólar invertido en vacunas es un ahorro de 16 dólares en gastos

En Latinoamérica cada dólar invertido en vacunas es un ahorro de 16 dólares en gastos
Vacunarse contra una enfermedad prevenible en Latinoamérica genera un ahorro de 16 dólares por cada dólar invertido por los sistemas públicos de salud, al evitar pérdida de vidas, gastos en atención médica, así como al dar protección para la productividad laboral de los ciudadanos. (Fuente: EFE)