¿Los japoneses tienen hijos educados? ¿Por qué? Descubre aquí la razón

Que tus niños tengan buenos modales ya no será un sueño.

Niños japoneses.

Niños japoneses son amables y respetuosos con los demás.

Niños japoneses son amables y respetuosos con los demás.

Al escuchar el término Japón, se nos viene a la mente la tecnología, los makis y los animes (Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco, Pokémon, etc.). Sumado a ello están la educación y la amabilidad de su gente. La gran pregunta es ¿cómo los japoneses logran que sus hijos sean tan obedientes? ¿Acaso hay una fórmula mágica? ¿Qué secretos esconden en su modo de crianza?

Para empezar la educación japonesa ha sido puesta como ejemplo durante años. Aunque en los últimos tiempo su nivel académico ha bajado y se han incrementado los casos de bullying. Sin embargo, pese a todos los problemas, existe una gran diferencia entre la conducta de los niños japoneses y los demás. Los primeros son más educados y obedientes.

RAZONES SENCILLAS
Enseñanza completa. En las escuelas japonesas no solo se enseñan las materias normales (historia, matemática, etc.), también ponen mucho énfasis en que los niños aprendan a manejar sus emociones para que puedan entender mejor a los demás. Esto es clave para desarrollar buenos modales.

Tienen responsabilidades. No se dedican exclusivamente a estudiar, a la par tienen que ayudar en casa, respetar las bondades que brinda la naturaleza y seguir las normas de conducta básicas para una convivencia armoniosa. Son buenos aportes al estilo de crianza que tengas en casa.

Se fomenta la autonomía y la independencia. Los niños mismos preparan sus mochilas, ordenan sus cuartos y van al colegio sin compañía de un adulto (esto es dependiendo de la edad). Con esto los alejan de la dependencia, que más adelante puede perjudicar su vida.

El respeto ante todo. Acciones como ir con mascarilla al mínimo síntoma de resfriado, agradecer por los alimentos antes y después de comer, ser amable con los demás o no gritar ni elevar la voz a la hora de hablar, muestran el respeto que tienen por los demás.

Relación interpersonal. Los niños comen en el aula, junto a sus compañeros y profesores, por lo que tienen más tiempo para relacionarse entre sí de manera más informal y formar vínculos afectivos.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por FacebookTwitter y puedes suscribirte a nuestro newsletter.

Ir a portada