Alicia Tinoco aprendió a sembrar y cosechar cuando era niña gracias a su padre. (Foto: Trome)
Alicia Tinoco aprendió a sembrar y cosechar cuando era niña gracias a su padre. (Foto: Trome)

Algunas personas se la pasan sin hallar lo que les gusta hacer, pero este no es el caso de Alicia Gonzales Tinoco (60), quien debido dejó su vida y su trabajo en la ciudad para dedicarse de lleno a sembrar y cosechar frutas en Pachacámac. Hoy, ella agradece haber encontrado su verdadera pasión para trabajar y vivir feliz al lado de la naturaleza.

LEE: Vecina de Comas fue estafada con su primera venta, se levantó y hoy es un éxito en redes

Señora Alicia, ¿cómo empieza su relación con la agricultura?

Esto empezó cuando tenía 10 años. Mi papá compró esta parcela y nos traía, junto a mi hermano, a sembrar, cosechar y vender la fresa y el camote. Su sueño era que uno de sus hijos sea ingeniero agrónomo.

¿Qué estudió usted?

Yo estudié Contabilidad. Trabajaba en una empresa, pero dejé todo porque me detectaron glaucoma avanzado y me prohibieron varias cosas. Así que en el 2002 dejé mi casa en San Martín de Porres y decidí venir aquí para sembrar frutas.

¿Le chocó el cambio?

Al inicio sí, porque (el terreno) es bien metido y para salir tenía que caminar un montón. Pero luego me adapté y me di cuenta de que esto era lo mío, era mi pasión. Estar en paz con la naturaleza cambia tu vida, tu mente. Mi esposo y yo ya somos viejos y somos felices aquí.

Mamita dejó su trabajo de contadora para dedicarse a trabajar la tierra. (Foto: Trome)
Mamita dejó su trabajo de contadora para dedicarse a trabajar la tierra. (Foto: Trome)

¿Dejó familia?

Tengo un hijo y él viene a apoyarme los fines de semana. Gracias a este negocio está estudiando su segunda carrera. Pero él no se acostumbra y sí o sí tiene que salir a los centros comerciales (risas).

¿Cuáles son las frutas que siembra?

Tengo de todo: lúcuma, fresa, guanábana, chirimoya, maracuyá, frambuesa, zarzamora, mora, granadilla, manzana, cerezas y uva borgoña. Esta tierra es bendita. Luego todo lo convierto en helado 100% artesanal.

¿Qué diferencia a su producción?

Es que desde la siembra hasta el helado que se llevan al paladar es orgánico. Yo como mi fruta todos los días y me encuentro muy bien de la glucosa, el colesterol y todo. Lo único son mis ojitos, que los sigo cuidando.

¿Ya sabía preparar helados?

Ah no, he llevado capacitaciones, charlas y cursos. Además, soy parte del programa ‘Ella alimenta el mundo’ de CARE Perú y PepsiCo. Me han enseñado a mejorar mi cosecha, a manejar mejor el lado financiero, a tener otras perspectivas.

Con su cosecha prepara helados 100% artesanales. (Foto: Trome)
Con su cosecha prepara helados 100% artesanales. (Foto: Trome)

¿Solo siembra fruta?

Por la pandemia los clientes nos empezaron a pedir hortalizas. Así que ahora vendemos jugos, panes artesanales, almuerzo, huevos de corral, cuyes. Todo es a base de lo que nos da la tierra.

Encuéntralos en redes sociales como 'Helados Gourmet Casablanca'. (Foto: Trome)
Encuéntralos en redes sociales como 'Helados Gourmet Casablanca'. (Foto: Trome)
MIRA: Campeón de boxeo crea proyecto para alejar del mal vivir a chicos del Callao

¿Tiene competencia alrededor?

Sí, antes éramos los únicos. Vendíamos la cosecha y nuestros helados, pero ahora hay más locales. Sin embargo, nos siguen prefiriendo a nosotros porque ya saben cómo es nuestra calidad.

¿En dónde la pueden encontrar?

En Facebook e Instagram como: Helados Gourmet Casablanca.