Mamitas ciclistas pedalean hasta el Morro Solar. (Foto: José Rojas)
Mamitas ciclistas pedalean hasta el Morro Solar. (Foto: José Rojas)

A las 4 y 30 de la mañana, Yesenia Paz (42), Sara Chávez (40), Milagros Castro (52), Vicky Torres (50) y Luz Ramos (40) se reúnen en el malecón de Chorrillos con sus bicicletas en mano para iniciar su recorrido hacia el Morro Solar, el cual puede durar aproximadamente dos horas.

No importa el clima ni el día para estas valerosas mujeres y amantes del ciclismo, solo necesitan buena actitud y disposición para hacer deporte y mantenerse saludables, más ahora que necesitamos reforzar las defensas del organismo para hacerle frente al coronavirus.

Mamitas ciclistas pedalean hasta el Morro Solar. (Foto: José Rojas)
Mamitas ciclistas pedalean hasta el Morro Solar. (Foto: José Rojas)

En medio de la pandemia, estas madres que luchan día a día para sacar adelante a sus hijos, han encontrado en la bicicleta un desfogue, es decir, una forma de liberar el estrés, la ansiedad y el miedo que provoca la situación que vivimos.

GRUPO UNIDO

Luz es la líder del equipo y quien motivó a sus amigas a practicar este deporte. Y también es la que menos tiempo tiene manejando bicicleta. “De chica siempre quise tener una, pero por la situación económica no podía. Recién en 2019, a mis 38 años, aprendí a manejar y desde entonces no he soltado a mi fiel compañera (la bicicleta)”, dice con entusiasmo la confeccionista de ropa, quien cuenta que también han llegado al cerro San Cristóbal.

Para cumplir con toda su travesía necesitan una buena resistencia física, condición que han obtenido con el pasar de los meses. Ahora están en un nivel más exigente, por eso pueden llegar en bicicleta a ciudades como Chancay, Lunahuaná, Cañete, Pucusana, Cerro Azul y Chilca. El trayecto más o menos dura entre cinco y siete horas.

Mamitas ciclistas pedalean hasta el Morro Solar. (Foto: José Rojas)
Mamitas ciclistas pedalean hasta el Morro Solar. (Foto: José Rojas)

“Hay dos cosas que debemos tomar en cuenta cuando salimos de madrugada a manejar: llevar prendas de colores fuertes para que los conductores de carros te vean y siempre ir acompañadas, esto por un tema de seguridad”, recalca Milagros Castro.

Pero no solo manejan bicicleta, a veces bajan a la playa La Herradura para hacer algunos ejercicios de estiramiento y recobrar energías para regresar a casa y cumplir con todas sus actividades. “Una mujer saludable hará más cosas y las hará bien porque se siente segura de sí misma. Es una mujer empoderada que se cuida y ama a los suyos”, resalta Sara Chávez, quien luego de practicar su deporte favorito atiende en su minimarket.

Además de la aventura y de encontrar libertad en tiempos duros, los beneficios que te brinda este deporte son incontables, tanto a nivel físico como mental. Y esto lo sabe muy bien Vicky Torres, quien gracias a la bicicleta puede reunirse con sus amigas y vivir mejor.