Señales de que tu perro tienen un mal cardiaco.
Señales de que tu perro tienen un mal cardiaco.

El corazón es un órgano fundamental para el cuerpo humano, pero también lo es para nuestros amigos perrunos. Por eso, es importante que esté en buen funcionamiento para que ellos puedan

LEE: Los trucos para limpiar la cama de tu perro adecuadamente

El médico veterinario de Gabrica, Carlos Becerra, explica que un problema cardiaco no solo aparece en la vejez del perro, ya que también el animalito puede nacer con este mal. “El y el exceso de sal en las comidas son algunos de los factores de riesgo que provocan insuficiencias cardiacas en tu mascota”, advierte.

Ante esto, Becerra nos brinda consejos para saber reconocer problemas médicos relacionados con el corazón de nuestro engreído:

+ Empieza a toser frecuentemente en horas de la noche, como si tuviera algo en su garganta.

+ Se muestra débil después de realizar algún esfuerzo físico, como correr. Incluso se ve como ahogado en ciertos momentos.

+ Lo cargas y su corazón late muy rápido.

+ El color de sus encías deja de ser rosa para volverse rojo. Lo mismo sucede en la parte blanca de sus ojos.

+ Sufre pequeños desmayos cuando está corriendo o jugando.

+ Pierde peso sin ningún motivo. Además, su barriga se ve más inflamada.

+ Ante un susto fuerte, como el ruido de los fuegos artificiales, puede sufrir desmayos.

MIRA: Mascotas: Tips para que tu perro te deje de pedir comida en la mesa

Sabías qué

La insuficiencia cardiaca es la incapacidad del corazón para bombear la cantidad de sangre necesaria al resto del cuerpo. Al no bombear de forma eficaz, se produce un reflujo de la sangre a los pulmones, abdomen, hígado, las extremidades y otros órganos.

LEE SOBRE: CUATRO RAZONES POR LAS QUE TU PERRO NO TE OBEDECE

Le , nos desvivimos por nuestro perro, pero él no nos obedece. Esa conducta canina, que desalienta a los amos, tiene explicación. Veamos cuatro razones por las que nuestro no obedece a pesar de que lo intentamos.

1. No darle un premio si te hace caso. Una recompensa después de que haga lo que deseamos crea el condicionamiento de obedecer. Por lo general, bastará un bocadillo o una ‘bolita’ de comida seca para perros. Hasta una caricia puede servir.

2. Mala comunicación, no dejarnos entender. Si nuestro tono de voz no va con lo que queremos o cambiamos de palabras para pedir lo mismo, el perro se desconcierta y no sabe lo que uno quiere. Ellos entienden el tono de voz y la gesticulación.

3. Sienten miedo ante una orden. Ante algo que les da miedo, como bañarse o ir al veterinario, pueden ponerse reacios. En estos casos, busca al perro (no lo llames) y dale la recompensa al fin de la actividad que cumplió.

4. Te falta liderazgo. Es la principal razón de desobediencia y se da cuando el can ve que su amo no es el jefe de la manada, ni manda. En este caso, el perro se cree líder y que todo gira en torno a él. Por eso, nunca permitas todo lo que el perro quiera, pon límites.

Recuerda que los perros darán respeto y obedecerán si les tratas bien, proteges e impones orden y reglas.