La aromaterapia es un tratamiento con uso de aceites esenciales de plantas como un enfoque de salud complementario.
La aromaterapia es un tratamiento con uso de aceites esenciales de plantas como un enfoque de salud complementario.

Es innegable que la pandemia ha alterado nuestro bienestar emocional. , el temor por contagiarnos y la incertidumbre económica han sido los principales causante, pero frente a esto debemos saber que una buena alternativa para es la medicina herbaria, un complemento para aminorar las reacciones físicas que podamos tener en estos tiempos de mucha tensión.

“Hemos crecido rodeadas de medicina herbaria, la hemos usado como complemento para resolver problemas simples de salud, desde la manzanilla para el cólico de gases hasta las hojas de llantén en un tobillo torcido. Esta sabiduría ancestral está a nuestro alcance, pero es importante utilizarla con responsabilidad y con insumos de buena calidad” explica la Dra. Rocío Morante, fundadora de Curanda, marca especializada en pomadas y .

Sin embargo, existen aún muchas dudas y mitos sobre el correcto uso de la medicina herbaria. Por ello, la Dra. Morante responde a estas interrogantes:

¿Cómo funciona la aromaterapia?

La aromaterapia es un tratamiento con uso de aceites esenciales de plantas como un enfoque de salud complementario. Estos se utilizan con mayor frecuencia a través de la inhalación o aplicándose de forma diluida sobre la piel. La aplicación tópica de algunos aceites esenciales puede tener efectos antibacterianos, antiinflamatorios y analgésicos.

¿Qué son los aceites esenciales?

Todas las plantas contienen aceites, pero solo alrededor de 3.000 contienen aceites esenciales en sus flores, hojas, corteza, madera, frutas o cáscara. Los aceites esenciales generalmente se extraen por destilación y normalmente contienen sustancias químicas como terpenos, quininas, compuestos de benceno y ésteres y alcoholes aromáticos.

¿Cómo se deben utilizar?

Los aceites esenciales también se usan en aromaterapia, donde el aceite se calienta o se agrega al agua del baño, y se aplica a la piel en combinación con un aceite portador (como el aceite de oliva, coco, arroz) para mejorar su absorción, o dentro de pomadas y cremas elaboradas con este insumo. Se utilizan para afecciones como ansiedad, demencia, hipertensión, náuseas y vómitos, dolor, sueño y estrés.

¿Por qué optar por la medicina herbaria?

Además de tratar síntomas, los productos herbarios también se pueden usar de forma preventiva, tal como se ha hecho por generaciones. Por otro lado, tienden a tener efectos más leves y son amigables con el organismo, lo que es ideal para enfrentar síntomas moderados.