Conoce la historia de Bodega Josselyn.
Conoce la historia de Bodega Josselyn.

Hace 18 años, Violeta García Costa decidió invertir el billete de 100 soles que le regaló su papá para comprar golosinas y venderlas en la puerta de su casa. Jamás imaginó que este sería el primer paso para convertirse en una empoderada bodeguera. Han pasado casi dos décadas y hoy Violeta, de 57 años, es dueña de ‘Josselyn’, su bodega en.

LEE: Flor Rojas: “Comencé vendiendo marcianos y ahora tengo mi bodega”

Antes de empezar con este negocio, mi esposo y yo vendíamos abarrotes en el mercado San José de Jesús María, pero nos fuimos a la quiebra a inicios de los 90 cuando mi última hijita nació con problemas de salud. Invertimos todos nuestros ahorros para sanar a mi pequeña”, recuerda esta madre de tres hijos.

Yo tengo mis tácticas para fidelizar a mis clientes. En mis inicios les regalaba un chicle a los niños, que ahora ya son jóvenes y siempre vienen a comprarme. He crecido de a poquitos en mi tienda y estoy muy orgullosa de lo que he logrado con mi familia”, dice emocionada.

Ella revela que se encuentra muy agradecida con el Programa Bodega Abierta, de la Escuela de Negocios Coca Cola, porque aprendió en las capacitaciones sobre el flujo de caja, stock de productos, cómo posicionarlos y muchas cosas más. “Me siento una mujer lograda porque mis hijos mayores son prósperos comerciantes, mi hijita se recuperó y ahora es ingeniera. He logrado construir mi casita y mi meta es tener una cadena de bodegas”, señala entusiasmada.

DATO

Si tu negocio aún no cuenta con el servicio de delivery, es importante que identifiques a tus clientes y les ofrezcas llevar los productos a su casa.

MIRA: Joseph Chocce de la bodega ‘Doña Julia’: “Mi reto fue repotenciar el negocio familiar”

ORGANIZA BIEN TU TIEMPO PARA ATENDER A TUS CLIENTES

+ Realiza a primera hora, las tareas más urgentes como: limpiar, desinfectar y ordenar.

+ Cuando no haya clientes aprovecha el tiempo para revisar tu stock de productos y realizar tus pedidos a los proveedores.

+ Tómate tu tiempo para almorzar y reposar sin interrupciones.

+ Determinar el horario de atención de tu bodega para no saturarte.

+ Al terminar la jornada, busca un tiempo para ti y relájate.