Otro de los errores que suelen cometer los padres consiste en educar a su hijo en un entorno de completa felicidad.
Otro de los errores que suelen cometer los padres consiste en educar a su hijo en un entorno de completa felicidad.

Cuando llega el , los padres creen tener el control y piensan que su crianza será más fácil. Sin embargo, existen algunos errores que pueden cometerse a la hora de intentar inculcar disciplina y que muchas veces afecta el nivel del desarrollo del niño.

Camila Benzaquen, psicóloga de Mente Bonita, explica que normalmente los progenitores se sienten culpables de no saber compartir su tiempo con ambos menores y terminan cediendo ante cualquier capricho. Pero Para la experta muchas mujeres piensan que volverse a embarazar va a “arreglar” un matrimonio o los vas a unir más, cuando esto es falso.

“Indistintamente de la edad, no existe un momento adecuado para tener 1,2 o 3 hijos. Las parejas deben tomar esta decisión cuando se sientan preparadas y hayan madurado como padres. Incluso pueden hablarle al hijo de cómo será su hermanito, en qué momento van a poder jugar y que deben de protegerse siempre”, indica.

MALAS ACCIONES

La especialista aclara que el peor error que pueden cometer los padres es comparar al segundo hijo con el primero porque solo les traerá problemas de autoestima. “Cada persona es diferente y ninguno es más bueno o malo, ni más listo ni menos. Ambos tienen sus propias necesidades y ritmos de aprendizaje y no se debe ningunear a ninguno”, explica.

Otro de las acciones más habituales es dejar de dedicarle tiempo “a solas” al menor creyendo que porque es más chico no se da cuenta, lo que puede originar celos o rivalidad. Aconseja, repartirse las tareas del hogar con la pareja así cada uno puede demostrar amor a la familia, preguntar sus gustos y necesidades de ambos hijos los unirá más.

CONSEJOS

  • NO GRITAR. Castigar al niño simplemente quitándole o prohibiéndole algo, a veces, puede no ser la mejor opción.
  • USAR COSAS DE SU HERMANO. Con el primero se cae en el error de comprar todo, pero con el segundo termina con cosas usadas.
  • CERO COMUNICACIÓN. Los niños se sienten desplazados con un segundo bebé. Es importante comunicarle que nada cambiará.
  • PERMISIVIDAD. Como es el nuevo engreído suelen tolerarle las malas disciplinas. Para ambos hijos se deben poner límites.

TE PUEDE INTERESAR




tags relacionadas