Los niños también se pueden deprimir, más aún en estas épocas de confinamiento | TROME
Los niños también se pueden deprimir, más aún en estas épocas de confinamiento | TROME

La pandemia que estamos viviendo ha traído ansiedad y depresión en los adultos, pero te has preguntado ¿qué están sintiendo tus hijos? Recuerda que hace tiempo no ven a sus amigos del colegio, no visitan a sus abuelos, ni salen a pasear con normalidad.

“Todas las mamás y papás conocen a sus hijos, saben cuándo están bien o no; por ello es importante que ante un cambio de actitud estén alertas para poder detectar a tiempo una depresión que, si bien no es normal, está siendo frecuente en la situación que estamos atravesando”, explica la psicóloga experta en niños Maricielo Valenzuela.

La especialista señala que la irritabilidad no es la única señal de que algo le pasa a tu hijo, existen otras actitudes que no son advertidas o son confundidas con un mal comportamiento, pero pueden ser igual de dañinas si no se detectan en el momento.

Estas son:

FALTA O EXCESO DE APETITO. Si estos no son controlados pueden desencadenar un trastorno alimenticio.

EPISODIOS DE LLANTO. Son constantes y a veces se confunden con las rabietas, pero no lo son.

ABURRIMIENTO. Ya no juega con sus juguetes, no tiene ganas de hacer nada o nada lo motiva.

DOLORES DE CABEZA. Son raros en los niños y hay que tenerlos en cuenta.

AISLAMIENTO. No quieren ver televisión, ni jugar, ni compartir en familia, y cuando les preguntas el motivo responden: ‘No sé’.

IMPORTANTE

Si detectas más de una señal en tu pequeño, no minimices la situación ni lo reprendas. Trata de ponerte en su lugar y entenderlo, la empatía es fundamental, así como pedir ayuda médica.