Busca las distintas opciones que ofrece cada universidad y lee sus mallas curriculares.
Busca las distintas opciones que ofrece cada universidad y lee sus mallas curriculares.

Elegir una carrera universitaria puede significar todo un desafío para muchos jóvenes. Incluso, esta decisión se pone más compleja debido a la pandemia, que no solo ha cambiado la manera de estudiar (a distancia o virtual), sino también ha modificado las necesidades del mercado laboral al que accederá al culminar sus estudios superiores. Afortunadamente, hoy existen distintas herramientas que ayudan a los jóvenes a tomar una decisión más informada.

“Este ha sido un año atípico para todos, sobre todo para los escolares, ya que se tuvieron que adaptar rápidamente a una modalidad virtual. Por eso, también será un año diferente para aquellos que ya terminan el colegio y están en búsqueda de su vocación. Es muy importante tomar en cuenta diversos aspectos, como los intereses del alumno, el mercado laboral, etc. Para esta transición, un centro preuniversitario es de gran ayuda, ya que es el puente perfecto entre el colegio y la universidad”, señala Edgar Portocarrero, jefe de Procesos Académicos de Admisión de la UTEC.

El especialista recomienda tener en cuenta los siguientes consejos al momento de tomar tan importante decisión:

1. Haz una investigación a conciencia. Nunca es muy temprano para empezar a investigar. Busca las distintas opciones que ofrece cada universidad y lee sus mallas curriculares. Incluso los sílabos de cada curso están disponibles en las webs de las casas de estudio.

2. Conócete a ti mismo. Este es el momento de analizar tus propias virtudes y debilidades. Piensa en las asignaturas en las que te va mejor, tus intereses, hobbies y lo que sabes que definitivamente no quieres hacer. Una evaluación vocacional es una buena guía para conocerte mejor. Es probable que tu colegio pueda realizar una o que puedas inscribirte para llevar a cabo uno de los tests vocacionales que las universidades llevan a cabo para sus postulantes.

3. Piensa a largo plazo. No te proyectes solo en los próximos cinco años que pasarás estudiando. Visualiza también el campo en el que quieres desempeñarte. Si bien la vocación es importante, no dejes de lado la proyección laboral que tendrá la carrera que estudies.

4. Prepárate adecuadamente. El salto del colegio a la educación superior puede ser complejo. Por ello, es importante que los jóvenes se preparen y adquieran los conocimientos que necesitarán para empezar su carrera universitaria. Una buena manera de lograrlo es inscribirse a una academia preuniversitaria.

5. Desarrolla tus habilidades blandas. Recuerda que tu formación no se limitará a adquirir conocimientos, también debes aprender habilidades que complementen tus capacidades técnicas. Entre ellas, está la mentalidad de crecimiento, que te permite continuar aprendiendo de manera constante; la creatividad, que te ayudará a innovar y encontrar nuevas soluciones a los problemas que enfrentes, y la resiliencia, que te ayuda a superar retos y adaptarte a los cambios.


TE PUEDE INTERESAR: