Muchos creen que mantener un estilo de vida saludable es caro, sin embargo, eso no es cierto.
Muchos creen que mantener un estilo de vida saludable es caro, sin embargo, eso no es cierto.

¿Será posible comer sano y barato? Pues la respuesta es sí. Debido a la situación económica muchas familias han reducido el presupuesto destinado a sus alimentos. Muchos creen que mantener un estilo de vida saludable es caro, sin embargo, tener una planificación, comprar insumos de temporada y disminuir el consumo de comida chatarra, puede contribuir al ahorro.

Además, es recomendable complementar una buena alimentación con actividad física que puede ser bailar, seguir videos tutoriales de danza o ejercicios en YouTube, hacer yoga, y entre otras actividades, que deben ser mínimo 30 minutos diarios y así hacerle frente al sobrepeso y obesidad.

Especialmente en estos tiempos donde es primordial mantenernos saludables, ya que, según el Ministerio de Salud, el 85,5 % de pacientes fallecidos por padecieron de obesidad, siendo afectados directamente por su débil sistema inmunológico y falta de resistencia en las vías respiratorias.

Por eso, Cynthia Condori, especialista en nutrición de la organización humanitaria Acción contra el Hambre, nos recomienda los alimentos que debemos consumir y con qué periodicidad incluirlos en nuestra dieta diaria:

- Tomar entre 6 a 8 vasos de agua diariamente.

- Leche o derivados, 2 o 3 raciones al día.

- Cereales integrales a diario (arroz, pasta, pan).

- Frutas y verduras, 3 frutas de estación y 1 plato de verdura al día.

- Menestras, 2 a 3 veces por semana.

- Pescado, al menos 2 veces por semana.

- Carnes y aves, al menos 2 veces por semana.

La especialista también recomienda planificar un menú semanal que incluya desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena, que no necesariamente signifique comer más o servirse en plato lleno, sino cada ración tenga calidad y cantidad y respetando los horarios de cada alimento. Además, aconseja consumir frutas y verduras de temporada como mandarinas, palta y chirimoya, entre otros, así como evitar consumir comida chatarra.