Puede provocarle cambios emocionales, sociales, conductuales y académicos. Foto: iStock.
Puede provocarle cambios emocionales, sociales, conductuales y académicos. Foto: iStock.

Actualmente, ha acaparado las portadas de los diarios. Pero, más allá de los problemas entre ellos, es importante saber cómo una separación puede afectar a los hijos. Para la psicóloga Mayra Velásquez Puelles el divorcio provoca en los niños cambios emocionales (lloran mucho, están tristes o melancólicos, se culpan por todo), conductuales (agresivos, temerosos, hacen pataletas), sociales (se aíslan, no quieren hacer amigos) y académicos (son muy distraídos en clase, no quieren hacer las tareas ni ir al colegio).

TE PUEDE INTERESAR: Adolescentes: Chicos que se autosecuestran ¿por qué lo hacen?

“Una separación de los padres en buenos términos afecta al menor porque siente que su familia se ha derrumbado. Ahora, si esta separación se da en medio de peleas y conflictos, el impacto emocional negativo es cinco veces mayor. Por eso, es importante que los progenitores, más allá de ver sus propios intereses, piensen en el bienestar de sus hijos y vean la manera de que el divorcio no dañe la vida de sus pequeños”, indica la especialista.

MIRA ESTO: Tips de crianza: ¿Cómo saber si tu hijo te tiene miedo o respeto?

BUENOS CONSEJOS

♦Facilita la relación del niño con el otro progenitor. Esto aliviará la sensación de abandono.

♦Conserva las opiniones positivas que tiene tu hijo de su papá o mamá.

♦Busquen ayuda profesional para que puedan guiarlos en el proceso.

SABÍAS QUE...

Durante el divorcio, los progenitores deben dejar de lado la inmadurez, irresponsabilidad, odio y rencor por el bien de sus hijos. Ellos merecen crecer en un ambiente saludable.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

‘Tu papá y yo vamos a separarnos’... ¿Cómo se lo dices a tu hijo?

Prepara una conversación con todos los miembros de la familia presentes: progenitores e hijos. Además, utiliza un lenguaje sencillo y claro, con explicaciones cortas para que puedan comprender la situación.

Una separación agresiva y conflictiva puede generar en el niño cambios emocionales. Foto: iStock.
Una separación agresiva y conflictiva puede generar en el niño cambios emocionales. Foto: iStock.

terminan en peleas, denuncias y juicios. Esta problemática causa un alto impacto emocional en los hijos. Por eso, los padres deben hacer todo lo posible para que la separación no dañe la salud mental de sus retoños. ¿Qué pueden hacer? La psicóloga Mayra Velásquez Puelles brinda los siguientes consejos:

1. Prepara una conversación con todos los miembros de la familia presentes: progenitores e hijos. Además, utiliza un lenguaje sencillo y claro, con explicaciones cortas.

2. Transmite calma y serenidad. No solo con lo que dices, sino también con tus gestos y tu tono de voz.

3. Explica que es una decisión definitiva y tomada por ambos progenitores. No menciones una futura reconciliación, eso alimentará la imaginación de tu hijo, y no le dejará asimilar de una forma adecuada la separación.

4. Haz hincapié en que nadie tiene la culpa. Además, dile a tu pequeño que siempre lo amarás.

5. Ayúdale a expresar sus emociones de enfado o tristeza. Pregúntale qué piensa y qué siente.

CAMBIOS EN EL MENOR

“Una separación agresiva y conflictiva puede generar en el niño cambios emocionales (tristeza, melancolía, llanto, agresividad), miedo al abandono, culpabilidad por la separación y baja concentración académica”, indica la especialista.

DATITO

El niño necesitará tiempo para comprender y asimilar la situación. Es normal que se muestre enfadado o triste. Permanece atento a estas reacciones.

VIDEO RECOMENDADO: