Se cree que la limpieza constante y minuciosa de la zona íntima de la mujer (vulva)  puede provocar resequedad o afectar la lubricación, eso es falso.
Se cree que la limpieza constante y minuciosa de la zona íntima de la mujer (vulva) puede provocar resequedad o afectar la lubricación, eso es falso.

La salud sexual está directamente relacionada con la , y, en consecuencia, puede influir en el bienestar de las personas. De acuerdo con, José Carlos Elías, psicólogo clínico y representante de Foreplay, más allá de los placeres que se experimentan con el orgasmo, el físicos y mentales.

El especialista explica que, si bien disfrutar de una salud sexual plena no evitará que existan problemas psicológicos o emocionales, esta puede mejorar el estado de ánimo de las personas. “Durante las relaciones sexuales se liberan hormonas y sustancias químicas, como la dopamina, las endorfinas y la oxitocina, que producen una sensación de bienestar. Además, el sexo reduce los niveles de cortisol, la hormona responsable de generar estrés, lo que hace que las personas se sientan más relajadas”.

¿CURA LA ANSIEDAD O DEPRESIÓN?

El psicólogo aclara que, esto no significa que el sexo cure la y que, en estos casos, puede que estas condiciones impidan disfrutar las relaciones sexuales. La recomendación es tratar el problema de fondo, si es necesario, con ayuda profesional.

Carlos Elías, añade que, en algunos casos, el sexo también puede ayudar a dormir mejor, lo que aporta directamente al bienestar psicológico. “Al tener un orgasmo, el cuerpo libera prolactina, una hormona que fomenta la relajación y los hará dormir más y mejor”.

Por otra parte, agrega que, contrario a lo que se cree, hablar de sexo y sexualidad no es lo mismo y que es necesario entender que la sexualidad es una parte fundamental en la vida de las personas, acompaña desde el nacimiento, se construye con los años y está relacionada con disfrutar, sentir placer, vivir plenamente, ya sea individualmente o en pareja.

“La sexualidad se expresa en lo que somos, sentimos, pensamos y hacemos. La forma en la que vivimos nuestra sexualidad puede tener un impacto directo en nuestro estado de ánimo, en nuestra autoestima, nuestra manera de relacionarnos e incluso en nuestra propia satisfacción como individuos”, indica.

CONEXIÓN Y FELICIDAD

Adicionalmente, el experto resalta que la salud sexual significa tener relaciones sanas respetándose mutuamente, con consentimiento, practicándolo de modo seguro y con protección. “Las personas que tienen sexo con regularidad dicen sentirse más felices y conectadas con su pareja, sin embargo, como vemos, hay muchas otras razones por las que disfrutar de tener ”, afirma.

Para finalizar, José Carlos Elías sostiene que, para alcanzar una sexualidad sana, debemos “conocer nuestro cuerpo, y aprender a querernos y valorarnos. Así mismo, la comunicación entre la pareja es esencial, para reducir los malentendidos y de ser necesario, consultar a un experto para abordar el origen y control de cualquier problema que pueda surgir”.

TE PUEDE INTERESAR