Controla tu estado emocional antes de la discusión. Debes estar tranquila, sin presiones ni resentimientos. Foto: iStock.
Controla tu estado emocional antes de la discusión. Debes estar tranquila, sin presiones ni resentimientos. Foto: iStock.

Escuchamos decir por ahí que no debemos discutir con la pareja ; sin embargo, existen algunos asuntos que se presentan en la convivencia y que es necesario hablarlos, debatirlos y replicarlos, precisamente para prevenir peores males. El tema radica en que confundimos discutir con pelear. El psicólogo y psicoterapeuta Walter Hinojosa señala que es normal que la pareja discuta porque no siempre pueden estar de acuerdo en todo, cada quien tiene un punto de vista diferente y es válido que lo expresen. Solo es que hay que saber hacerlo.

LEE AQUÍ: ¿Por qué la mujer engañada culpa a la amante y no al marido infiel?

“Una discusión a tiempo puede solucionar muchos problemas, porque lo importante es hablar y hablar hasta lograr un consenso”, precisa el especialista.

ASUNTOS ESENCIALES

Entonces, ¿qué temas debes discutir sí o sí con tu pareja? Los más importantes son: La crianza de los hijos, las reglas de convivencia, el papel que ocupan sus respectivas familias (abuelos, padres, hermanos), la organización del dinero dentro del hogar, las actividades individuales que realizan y los sentimientos que experimentan en un determinado momento (puede ser miedo, desconfianza, etc.).

PUEDE INTERESARTE: ¿Por qué es difícil para el hombre decir NO al sexo?

CONSEJOS

Si no sabes cómo discutir un tema con tu pareja, puedes guiarte con los siguientes pasos:

1. Controla tu estado emocional antes de la discusión. Debes estar tranquila, sin presiones ni resentimientos. Si lo haces con ira, tus sentimientos pueden jugarte una mala pasada.

2. Expresa el contexto del problema y lo que estás dispuesta a hacer para solucionarlo. Sé clara con tus argumentos, si es posible, previamente piensa qué cosas quieres decir y por qué.

3. Escucha a tu pareja. No hagas un monólogo, dale tiempo a tu galán para que procese la información que le diste y te conteste. No presiones exageradamente, respira y espera.

4. Tomen juntos una decisión. Vean qué es bueno para la relación y, si tienen hijos, para la familia.

MÁS INFORMACIÓN: