Hablar mal de la expareja es un acto de inmadurez emocional.
Hablar mal de la expareja es un acto de inmadurez emocional.

A veces, , una de las partes se dedica a hablar mal de la expareja a los amigos, familiares y en cuanta reunión asista. Pero, ¿por qué lo hace? La psicoterapeuta de la Clínica Internacional, Liliana Tuñoque, nos lo explica.

LEE: Parejas: ¿Cuándo es muy pronto para empezar una nueva relación?

Esto ocurre porque hay mucha inmadurez emocional. Y sucede por dos causas muy diferentes. La primera es porque no se asimila la ruptura sentimental y la otra es porque se ‘quieren limpiar’ de lo que hicieron”, indica la experta.

Si no se supera correctamente el fin de la relación, se dirán algunas cosas fuera de lugar para tratar de llamar la atención de la expareja y así, de forma indirecta, buscar un reencuentro para ‘conversar’ lo sucedido.

Sin embargo, cuando ya se tiene una nueva pareja y se habla mal del ex es porque el inconsciente se hace presente. Es decir, busca escudarse, protegerse y quedar bien frente a los demás porque sabe que hizo algo incorrecto durante la relación.

MIRA: Parejas: ¿Se puede ser feliz con quien fue tu amante?

En ninguno de los casos es una conducta adecuada. Si se tiene algo que decir, se debe hacer antes de terminar y mirando frente a frente a la pareja. No se puede ir hablando pestes porque la única persona que queda mal es quien las dice”, agrega.

Si hablaste mal de tu expareja y regresan, será muy complicado para tus amigos aceptar y ver con otros ojos a esa persona que tú dejaste como el malo de la película.

TAMBIÉN LEE: Parejas: Consejos para evitar la monotonía en tu relación

La rutina y el aburrimiento consumen el amor.
La rutina y el aburrimiento consumen el amor.

El estancamiento en la pareja es una situación desagradable en la que , porque ya no hay ilusión, pero sí dudas, aburrimiento y hartazgo con respecto al ser amado.

Esta situación sucede por dos factores, principalmente el tiempo y el tipo de relación que tienen. Cuando un noviazgo lleva más de ocho años sin dar el siguiente paso se vuelve rutinario y se pierde la ilusión, de igual forma en un matrimonio. Peor aún cuando hay conflictos, rutinas y mentiras”, explica el psicoterapeuta de familias y parejas de la Universidad Privada del Norte, Eden Castañeda.

Ante esto, nos brinda algunos consejos para evitar que la relación se quede en un punto muerto:

  • Nunca hay que ser incondicionales a la pareja porque quien lo hace se vuelve invisible frente al otro.
  • La relación debe alimentarse constantemente con detalles y salidas, así se tengan hijos.
  • El amor es importante, pero no es suficiente para mantenerse unidos. No hay que dejar de lado el respeto, la comunicación y la empatía.

  • Tampoco hay que asumir que el otro es eterno y siempre estará a nuestro lado. El vínculo se debe cuidar día a día.
  • También es importante que creen proyectos juntos para que se mantenga la motivación e ilusión de los primeros años.