¿Por qué los padres se separan cuando los hijos se van de casa?
¿Por qué los padres se separan cuando los hijos se van de casa?

Las se separan por muchos motivos: desamor, problemas de comunicación, inmadurez, monotonía, entre otros. Los cambios en el ciclo de la vida también pueden ser causa de crisis y ruptura. Hablamos, por ejemplo, de cuando los hijos se van de casa y los padres sienten que nada los une (síndrome del nido vacío).

MIRA: Parejas: ¿Por qué a algunos hombres les cuesta perdonar una infidelidad?

La psicóloga clínica Ibeth Luján explica que esta situación genera una crisis de ansiedad y angustia, porque la pareja debe enfrentarse a cambios que modifican por completo su forma de vida. Al encontrarse otra vez solos se sienten extraños, porque durante años se enfocaron en sus hijos y se descuidaron como pareja.

El consejo es cuidar la relación desde el principio. El mantenimiento es fundamental porque si uno no le da ese sentido y ese cariño, la unión se va desgastando.

SE MURIÓ EL AMOR EN LA PAREJA

Luján indica que otra razón, por la que apenas los hijos ponen un pie fuera la casa los padres se separan, es porque ya no existe amor entre ellos, pero permanecieron unidos para no afectar a los chicos que ahora ya son adultos. Esperan que estos crezcan, incluso terminen una carrera y busquen su independencia, para recién tomar la decisión de separarse.

LEE: Relaciones amorosas: ¿Qué pasa cuando la mujer paga la cuenta?

DATO

Cuando los hijos se emancipan es una buena oportunidad para que la pareja evolucione. Y vuelvan a descubrir qué les gusta hacer en pareja, compartir nuevas experiencias, disfrutar del nuevo tiempo libre que tienen para ellos.

TE PUEDE INTERESAR: ¿GRABARSE O NO EN LA INTIMIDAD?

Hace unas semanas hemos sido testigos de la filtración de de una pareja de la escena local. Este hecho deplorable, que hoy expone a sus protagonistas, no es la primera vez que sucede, sabemos de muchos otros casos. Ante eso, nos preguntamos ¿es seguro grabarse en la intimidad?

La psicóloga y terapeuta Grabriela Mejía explica que muchas  realizan este tipo de prácticas como parte del juego erótico porque estimula la excitación y el orgasmo, y es completamente natural.

“Este acto no es anormal siempre y cuando sea de mutuo consentimiento. Al contrario de lo que muchos piensan, hacerlo no refleja ningún problema psicológico ni mucho menos exhibicionismo”, enfatizó la experta.

Como todo juego erótico, el grabarse debe quedar solo para el momento del placer y, según Mejía, es importante conversar sobre qué se hará con el video íntimo porque al dejarlo en el celular se corre el riesgo de que se filtre.

“Antes de grabarse es necesario conocer bien a la pareja para que cuando la relación termine no utilice el material en su afán de generar daño. Por ello, si decide hacerlo es importante dejar las reglas claras”, advirtió.

TE PUEDE INTERESAR: