Si lo acostumbras a que duerma contigo, será difícil que se eche solo en su cama. (Foto: MeHe / Pixabay)
Si lo acostumbras a que duerma contigo, será difícil que se eche solo en su cama. (Foto: MeHe / Pixabay)

Estar echado en la cama y que de pronto aparezca tu y se acurruque a tu lado puede convertirse en uno de los momentos más tiernos del día y hay quienes afirman que hasta ayuda a mejorar la calidad del sueño y descanso; sin embargo, lo mejor es que tu perro duerma en su propio espacio. Si has intentado de diversas maneras que respete el no permanecer toda la noche sobre tus sábanas, aquí te explicamos cómo enseñarle paso a paso.

MÁS INFORMACIÓN: Trucos para que tu perro deje de excavar en el jardín

Constancia y determinación

El que un perro duerma o no en la cama familiar es una decisión de todos los involucrados, pero si elegiste que respete el espacio de sus dueños, debes ser constante y coherente en lo que dices y haces. No puedes castigarlo un día por subirse y al otro aplaudir cuando aparece al lado de la almohada. El can no comprenderá qué es lo correcto.

Enseñarle su lugar perfecto

Desde el primer momento, la mascota debe saber cuál es el sitio en el que debe dormir y poner ahí su cama. Puede ser cerca a una ventana, sofá o en el cuarto de algún miembro de la familia.

Comodidad

Para lograr que el perro respete el no echarse con sus dueños, su cama debe ser cómoda e ideal para su tamaño. Además, que sea acolchada para que no sienta el suelo y caliente.

No interrumpir su sueño

Cuando el perro decide irse por su cuenta a su cama, no debes ir a despertarlo para que juegue, pues no aprenderá que ese es su lugar para dormir y no serán mensajes contradictorios.

Significado de la palabra cama

Nunca se debe regañar al perro por no dormir en su propio lugar y el dueño debe enseñarle a reconocer la palabra “cama”. Se pueden usar golosinas o juguetes puestos encima de ella para que los encuentre y decirle “busca en la cama” o “ve a la cama”.

Paso a paso para enseñarle

  1. Acércate a su cama y motívalo para que entre. Ayúdalo a acostarse con suavidad y déjale al lado algún premio como una galleta o golosina especial para mascotas.
  2. Repite el comando “cama” sin dejar de acariciar su lomo.
  3. Haz que se levante de la cama y vuelve a decir el comando.
  4. Di su nombre mientras lo incitas a que use su cama.
  5. Cuando se siente sobre ella, dale una nueva golosina y usa palabras cariñosas.
  6. Repetir el proceso hasta lograr que se acostumbre.
  7. Nunca deberás castigarlo si se sale de su cama o intenta subir a la tuya durante la noche. Levántate e indícale que debe tumbarse en la suya y después felicítalo.