Enseña a tu hijo a cuidarse de los peligros de la calle

Dale a tus hijos las siguientes recomendaciones. No solo de posibles robos o accidentes, sino también de acosadores que buscan hacerles daño

Crianza

Dale a tus hijos las siguientes recomendaciones. No solo de posibles robos o accidentes, sino también de acosadores que buscan hacerles daño

Dale a tus hijos las siguientes recomendaciones. No solo de posibles robos o accidentes, sino también de acosadores que buscan hacerles daño

Más sobre:

Crianza de hijos

POR: PILAR CUYA

Toda madre y padre quisieran tener por siempre protegidos a sus hijos en casa, pero estos deben salir y enfrentar las dificultades que les pone la vida, así como los peligros de la calle. Y no hablamos solo de la violencia social, sino de la presencia de acosadores sexuales que están al acecho y buscan la oportunidad para hacerles daño. Por eso la psicóloga Janet Oliveros recomienda a los papás hablar con sus retoños y prohibirles lo siguiente:

No hacer contacto con ningún extraño, no detenerse cuando un desconocido le quiera decir algo.

No dar información en redes sociales, como el nombre de su colegio, horarios de salida o su ubicación, porque esto facilitaría el acceso a personas peligrosas. Y tampoco aceptar contactos en la red de gente que no conocen. “La lista de contactos de un niño o adolescente la deben tener los progenitores”, destaca Oliveros.

Respetar las reglas de casa: “Estos jóvenes deben seguir las normas del hogar y los horarios que les establezcan sus padres, no deben desviarse del camino o irse a la casa de otro amigo sin permiso”, dice.

Tocamientos: “Nadie los debe tocar en sus partes privadas, tanto a niños como adolescentes”, alerta la psicóloga.

PARA LOS PADRES
Es muy importante la comunicación entre padres e hijos y que estos comenten constantemente todo lo que les pasa. “Eso sí, papá y mamá no deben exagerar en sus críticas porque eso solo los alejaría más de sus hijos. La idea es ganarse su confianza”, advierte la experta.

Sabías que...
El abusador casi siempre se encuentra en el entorno de la víctima, por eso tenga cuidado cuando los chicos se quedan en casa de amigos o hay tíos o primos viviendo en el mismo predio.

Ir a portada