Cada vez más personas superan los 100 años.
Cada vez más personas superan los 100 años.

Si se tiene familiares que superan los 100 años de edad, sus descendientes deben estar contentos porque esa fortaleza genética se traslada a sus hijos, nietos y tataranietos... y más, quienes también vivirán mucho. Y es que un análisis científico de genes explica que los centenarios y sus familiares son menos frágiles que descendientes de no centenarios de la misma edad.

Un análisis genético de descendientes de centenarios revela una huella genética específica que puede explicar que sean menos frágiles que descendientes de no centenarios de la misma edad.

Esta es la principal conclusión de un estudio liderado por un equipo del área de Fragilidad y Envejecimiento Saludable del CIBER (CIBERFES), el Instituto de Investigación Sanitaria (INCLIVA) y la Universidad de Valencia (UV), de España, que ha publicado la revista científica The Journals of Gerontology.

Firma genética única

Los centenarios exhiben una longevidad extrema y compresión de la morbilidad y muestran una firma genética única y su descendencia parece heredar la compresión de la morbilidad, medida por tasas más bajas de patologías relacionadas con la edad.

Por lo tanto, el objetivo de este trabajo del equipo de José Viña, jefe de grupo del CIBERFES, investigador principal del Grupo de Investigación en y Ejercicio Físico de INCLIVA y Catedrático de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia; ha sido determinar si su descendencia es menos frágil y si existe una “huella genética centenaria”.

MÁS INFORMACIÓN: Día del Adulto Mayor: Cinco recomendaciones para mejorar su bienestar

Para ello, utilizaron una muestra compuesta por 63 centenarios, 88 descendientes de centenarios y 88 descendientes de no centenarios de un área sanitaria cercana a Valencia. Las condiciones para entrar en el estudio eran tener un progenitor vivo de más de 97 años, contar con 65 a 80 años y no padecer ninguna enfermedad terminal.

 Los centenarios muestran una firma genética única.
Los centenarios muestran una firma genética única.

Asimismo, se determinó el estado de la fragilidad según los criterios de Fried, por los cuales se considera frágil a una persona con pérdida de peso, agotamiento, fuerza de agarre débil, velocidad de marcha lenta y baja actividad física.

Resultados de la ciencia

Según explica Consuelo Borrás, coordinadora del estudio, investigadora de CIBERFES, investigadora Principal del Grupo de Envejecimiento Saludable de INCLIVA y Catedrática de Fisiología de la Facultad de Medicina de la UV; “nuestros resultados muestran que los descendientes de centenarios cuentan con una menor prevalencia de la fragilidad en relación a sus contemporáneos descendientes de no centenarios.

Asimismo, recolectamos plasma y células mononucleares de sangre periférica de los individuos de la muestra y encontramos que los patrones de expresión génica (miARN y ARNm) de los descendientes de los centenarios se parecían más a los de los centenarios que a los de los descendientes de los no centenarios, a pesar de tener la misma edad”.

Por lo tanto, la descendencia de los centenarios es menos frágil que la descendencia de los no centenarios de la misma edad, “y esto puede explicarse por su dotación genética única”, indica la investigadora del CIBERFES.

TE PUEDE INTERESAR: