Vende su emoliente en Barranco. Fotos: Trome.
Vende su emoliente en Barranco. Fotos: Trome.

En nos ‘cae a pelo’ un delicioso y calientito emoliente. ¿Dónde lo encontramos? Pues en la cuadra 3 de la calle Carlos Arrieta, en el distrito de Barranco. En este lugar tiene su carrito el señor Claudio Iglesias Alegría, que se dedica hace más de treinta años a la venta de esta bebida tradicional y también a la preparación de tónicos medicinales para aliviar o prevenir algunos males. Este papito cajamarquino de 58 años quiso darle un plus diferenciador a su producto, por eso sirve el emoliente en jarra, es decir, con la yapa incluida.

Señor Claudio, su emoliente tiene un aroma que se siente a lo lejos...

Claro, es porque está preparado con una variedad de frutas y hierbas aromáticas que le dan ese sabor especial que le gusta tanto a la gente.

También ofrece remedios naturales…

Sí, preparados con hierbas naturales y productos como sábila, polen, chía y cúrcuma. Cuido la salud de mis clientes, por eso mi negocio se llama ‘Viva Más’ (risas). Aquí me piden tónicos para aliviar algunos malestares o prevenir ciertos males.

¿Males? ¿Cuáles?

Para limpiar el colon, el estómago y el hígado, o para prevenir problemas con la próstata. También me piden mucho las bebidas energizantes, antiestresantes y afrodisiacas.

MIRA ESTO: Payasito anima fiestas infantiles, pero también es un responsable ingeniero

¿Afrodisiacas?

Son para repotenciar el deseo sexual (se ríe). Antes de la pandemia, recuerdo que vino la actriz Vanessa Terkes con una amiga a probar los emolientes afrodisiacos.

¿Y siempre se dedicó a los emolientes?

Se puede decir que sí, pero a veces me recurseaba también vendiendo quesos cajamarquinos porque estaba en la universidad estudiando Relaciones Públicas. Por falta de dinero tuve que dejar la carrera.

¿Cómo aprendió a preparar los tónicos medicinales?

Por mi familia y también leyendo libros de medicina natural, soy un aficionado de esa ciencia.

Aprendió a preparar los tónicos medicinales por su familia y también leyendo libros de medicina natural. Fotos: Trome.
Aprendió a preparar los tónicos medicinales por su familia y también leyendo libros de medicina natural. Fotos: Trome.

Lleva muchos años vendiendo emoliente...

¡Ufff! Un montón, creo que desde los 15 años empecé a vender. Estuve por varios distritos: Chorrillos, Surquillo, Villa María del Triunfo… Desde hace un tiempo estoy en Barranco.

¿Por qué sirve en jarra?

Mi emoliente se sirve en jarra, no en vaso (risas). El vaso es muy pequeño, de una vez se sirve con la yapa incluida, ja, ja, ja.

Este negocio le ayuda a sacar adelante a su familia...

Claro, tengo tres hijos y debo velar por ellos.

VIDEO RECOMENDADO:

MÁS INFORMACIÓN: