Los papás se sienten más seguros de tener a su bebé cerca y así cuidarlo mejor.  (Foto: RODNAE Productions en Pexels)
Los papás se sienten más seguros de tener a su bebé cerca y así cuidarlo mejor. (Foto: RODNAE Productions en Pexels)

Cuando somos papás primerizos nos embargan las dudas y temores con respecto a si el debe dormir con nosotros o dejarlo en su cuarto desde el momento en que llega del hospital. Sin embargo, la ciencia comprueba que el contacto piel a piel y la cercanía lo vuelven un bebé más seguro.

MÁS INFORMACIÓN: Qué efectos tiene en un niño el dormir tarde o de forma interrumpida

De acuerdo con un de la Universidad de Florida, el contacto piel a piel tienen ritmo cardiaco y respiraciones regulares, así como un sueño más profundo. Esto les ayuda a tener un mejor desarrollo de su cerebro.

Por ejemplo, durante la investigación, los bebés que durmieron lejos de sus progenitores registraban un aumento de 176% en la actividad cardiaca y una disminución del 86% en la duración de sueño profundo, en comparación a aquellos que dormían en la recámara de sus papás.

Además, los bebés que duermen acompañados, ya sea en cunas de colecho o cerca de sus padres, lloran y se enferman menos. También registran un aumento de peso saludable, según desde ‘Naran Xadul’.

Otro punto a favor que avala la ciencia es que al estar más cerca del bebé, la lactancia es más productiva y de mayor duración.

Por su parte, los papás se sienten más seguros de tenerlos cerca y así cuidarlos mejor, es decir, están más al pendiente de ellos. Se estrecha el vínculo o apego entre ellos.

En resumen, los recién nacidos (ya sea prematuros o a término) necesitan el contacto de piel a piel con sus papás para regular no solo el ritmo cardiaco, sino la temperatura corporal, el ritmo respiratorio y sus horarios de alimentación, todas funciones vitales para mantenerse en buen estado de salud.