Menciona en tu hoja de vida las actividades de voluntariado para evidenciar tu capacidad de trabajo en equipo. Foto: iStock.
Menciona en tu hoja de vida las actividades de voluntariado para evidenciar tu capacidad de trabajo en equipo. Foto: iStock.

Hasta junio de este año, más de 900 mil personas se encontraban desempleadas en el Perú, según la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). En este contexto, si vas a postular a un es necesario que te enfoques en trabajar y refuerces tus soft skills (habilidades blandas), ya que estas le dan un plus extra y muy valorado a tu perfil profesional.

TE PUEDE INTERESAR: 5 tips para crear una marca personal exitosa

Manoli Pozo, docente de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), te da los siguientes consejos:

1. Fíjate qué habilidades está valorando más el actual mercado laboral. Estas son: creatividad, capacidad de concentración, dotes de comunicación, innovación, pensamiento crítico, liderazgo e inteligencia emocional.

2. Diseña una hoja de vida llamativa. Menciona actividades de voluntariado para evidenciar tu capacidad de trabajo en equipo, proyectos personales para mostrar iniciativa y proactividad, o publicaciones en blogs que demuestren tus habilidades de comunicación.

REVISA AQUÍ: ¿Qué debo considerar para pedir un aumento de sueldo?

3. Enfatiza tu disponibilidad inmediata. Ayudará a reflejar una actitud positiva de predisposición y flexibilidad en el trabajo.

4. Potencia tus redes sociales. Estas se han convertido en la principal fuente de captación de postulantes para muchas empresas. Debes tener presencia en ellas para incrementar tus opciones de encontrar empleo.

5. Evalúate. Sé sincero con las habilidades que tienes y con aquellas que debes mejorar. Esto te permitirá avanzar y conseguir, no solo ese puesto de trabajo, sino también tener éxito en los diferentes ámbitos de tu vida. Recuerda no ser tan duro contigo mismo al autoevaluarte.

Es necesario que te enfoques en trabajar las competencias que demanda el mercado. Foto: iStock.
Es necesario que te enfoques en trabajar las competencias que demanda el mercado. Foto: iStock.

+datos

Construye una red de contactos en la que incluyas profesionales de recursos humanos o empresas de las que quieras recibir ofertas laborales. Las plataformas donde puedes explotar más esto son LinkedIn y Twitter.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Trabajo: ‘Pasé una entrevista laboral y no me llaman, ¿qué pasó?’

Puede que hayas cometido algunos errores. Para corregirlos y ser exitoso la próxima vez, infórmate bien sobre la empresa y el puesto al que postulas. Esto te dará ventaja en el proceso de selección.

A veces los nervios nos traicionan y evitan que mostremos nuestras capacidades reales. Esto deberás trabajarlo con anticipación. Foto: iStock.
A veces los nervios nos traicionan y evitan que mostremos nuestras capacidades reales. Esto deberás trabajarlo con anticipación. Foto: iStock.

¿Te presentaste a una  y no te han llamado? Seguro te estás preguntando qué pasó, qué hiciste mal o qué cosas no les gustó de ti. Es importante identificar ciertos errores que cometemos en esta etapa final del proceso de selección para corregirlos y salir exitosos la próxima vez.

Fabián Espinel, jefe de Empleabilidad de Certus, nos dice cuáles son esas fallas que, sin darnos cuenta, cometemos en una entrevista laboral:

1. No investigar sobre el rubro donde se mueve la empresa y las funciones del puesto al cual postulamos. El reclutador se da cuenta cuando no tenemos claro nuestro campo laboral y ahí le surge la desconfianza, pues no sabe si podrás desempeñarte bien en el puesto de trabajo.

2. No saber controlar los nervios. A veces los nervios nos traicionan y evitan que mostremos nuestras capacidades reales. Esto deberás trabajarlo con anticipación, ya sea con ejercicios de relajación o infusiones tranquilizantes.

3. Falta de coherencia entre lo que hablas y lo que aparece en tu hoja de vida. Todo lo que has puesto en tu CV debe ser cierto, no hay que exagerar ni mentir, pues durante la entrevista eso saldrá a relucir. Coloca siempre las funciones o logros que has tenido en realidad.

4. No llegar a tiempo a la hora de la entrevista. Podemos tener muchos contratiempos en el camino, pero la idea es anticiparnos a ellos y salir más temprano de casa.

5. No saber cuáles son tus debilidades. Si llegaran a preguntarte por ellas en la entrevista, no cambies el tono de tu voz ni te sientas ‘atacado’. Previamente autoevalúate y piensa en cuáles son para que así sepas responder y manejar la situación.

MÁS INFORMACIÓN: