Armoniza su ambiente con música y flores de Bach.
Armoniza su ambiente con música y flores de Bach.

Estamos a días de la, y con estas fiestas llegan los fuegos artificiales que afectan tanto a nuestras mascotitas. En definitiva, no podremos evitarlos; sin embargo, lo que sí podemos hacer es ver la manera de que no sufran demasiado.

LEE: ¡Mascotas a bordo! Ahora podrás movilizarte con tu engreído Conoce cómo puedes pedir este servicio

Sandra Castelblanco, médico veterinario de Gabrica, explica que lo ideal es ir preparando a nuestra mascota, como mínimo, una semana antes. “Debemos mantener su vida normal para que no se estrese por los cambios. Además, podemos incluir algunas cosas para que pueda hacer frente a los ruidos de los cohetones”, detalla.

Ante esto nos brinda algunas recomendaciones:

  • Esencias de flores de Bach. Se puede echar unas gotas en su agua o también rociar un poco en su ambiente para relajarlo.
  • Música. En las listas de reproducción de Spotify y en YouTube hay canciones de relajación para perros. Esto los ayudará a mantener la calma.
  • Paseos más largos. No aumentes la cantidad, solo haz que duren quince minutos más.
  • Juegos. Hacerlos estimulará la liberación de serotonina y tu perrito estará feliz.
  • Prepara un lugar de refugio. En su camita coloca una mantita o un peluche para que se pueda sentir protegido cuando empiecen los sonidos fuertes.
  • Cierra las ventanas. Esto minimizará el ruido.
MIRA: ¿Regresas al trabajo? Consejos para separarte de tu perro sin que sufra

Recuerda que cuando estallen los cohetones no abraces ni sobreprotejas a tu mascota porque reforzarás su actitud de miedo y ansiedad. Acompáñala y distráela, pero sin cargarla.

TAMBIÉN LEE: LOS MEJORES HUESOS PARA LOS PERROS

Conoce cuáles son los huesos que tu perro sí puede comer.
Conoce cuáles son los huesos que tu perro sí puede comer.

Muchos dueños evitamos darle huesos a nuestros perros y pueden dañar su salud. Sin embargo, no hay que olvidar que estos animalitos son carnívoros por naturaleza y tienen una dentición preparada para roer piezas óseas muy duras y sin riesgo.

La adiestradora canina, Mercé García, advierte que los huesos cocidos son peligrosos, ya que pueden causar perforación intestinal, estreñimiento, heces con sangre o alguna obstrucción.

Lo ideal es darle huesos crudos, pues aportan calcio, fósforo y minerales. Además, a los perros les encanta por su sabor y se entretienen masticándolo por horas. Hay que tener claro que su consumo recomendado es una vez a la semana”, aclara.

Deben ser grandes, según el tamaño del can, y en formas redondeadas para evitar que se rompan. En este grupo, clasificado como huesos recreativos, están el hueso de la rodilla, el codo, el fémur y la cadera de la res, así como costillas enteras de ternera.

Entre los huesos comestibles y fáciles de digerir están: el cuello de pollo, pavo y cordero. También alitas de pollo picadas, pata de pollo y cartílago de la pechuga del pollo.

Debes supervisarlo mientras come para poder actuar con rapidez ante cualquier eventualidad. También es importante que los huesos sean frescos y de calidad. La dieta BARF incluye huesos crudos para los perros y otro tipo de alimentos que no son procesados”, agrega.