Es importante que revises el abanico de préstamos que la entidad financiera ofrece y elegir el que mejor se acomode a tus necesidades.
Es importante que revises el abanico de préstamos que la entidad financiera ofrece y elegir el que mejor se acomode a tus necesidades.

ha hecho que el precio del dólar esté inestable por el momento. En este contexto, muchos se preguntan si conviene o no solicitar un préstamo a una entidad financiera. . Sin embargo, si es necesario ese dinero, por ejemplo, para comprar una vivienda o pagar los estudios de los hijos, puedes hacerlo siempre que las cuotas sean en moneda nacional (soles) y no excedan el 40% de tus ingresos, señalaron los expertos en finanzas personales del Banco Ripley.

MIRA ESTO: ¿Cómo evitar ser víctima del temido cambiazo?

Si ya tienes decidido pedir un crédito, debes tomar en cuenta lo siguiente:

♦Revisa tu historial crediticio. Para esto ingresa a la página web de la SBS () y solicita tu reporte. También puedes hacerlo de modo presencial.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Cómo mejorar tus hábitos de ahorro y no ‘morir’ en el intento’?

♦Busca la mejor opción. Es importante que revises el abanico de préstamos que la entidad financiera ofrece y elegir el que mejor se acomode a tus necesidades.

♦Fíjate en el tiempo de financiación. Respecto a los plazos de financiamiento, hay que tener en cuenta que, a mayor tiempo, por lo general los intereses serán mayores. Por ello, es recomendable que optes por los plazos que, dentro de las posibilidades, sean menores.

TAMBIÉN PUEDE LEER:

¿Me conviene hacer un pago anticipado de mi deuda?

Hacerlo te ayudará a reducir el monto de los intereses. Ahora solo debes elegir si acortar el plazo del crédito o el monto de la cuota mensual. Esto dependerá del dinero con el que cuentes en estos momentos.

Si fuera una deuda de tarjeta de crédito, ahí tenemos dos alternativas: el pago mínimo o pago total.
Si fuera una deuda de tarjeta de crédito, ahí tenemos dos alternativas: el pago mínimo o pago total.

Si cuentas con un, ya sea de la CTS, parte del AFP que retiraste o un monto extra por algún negocio, siempre será una buena alternativa usarlo para prepagar (pago anticipado) una deuda. “Esto hará que se reorganice el cronograma de pagos y disminuya el monto de los intereses totales. Ahora la pregunta es: ¿reduzco el plazo del crédito o el monto de la cuota mensual? Lo recomendable es reducir el número de cuotas (el plazo), pues ahorras más en intereses”, aconseja José Kohagura, coordinador académico de Administración de Negocios Bancarios de Certus.

Esta reorganización de deuda es ideal para los préstamos a corto y mediano plazo, no para aquellas de largo plazo como los créditos hipotecarios.

OTRO CASO

Si, por el contrario, estás sobreendeudado y no puedes cubrir con , tienes dos opciones: pedirle a otra entidad financiera que adquiera tus deudas y las consolide o hablar con el banco que te dio el préstamo para llegar a un acuerdo y puedas pagar, según tus posibilidades. No llegues a la morosidad y afectes tu historial crediticio, agota todas las maneras previamente.

SABÍAS QUE...

Si fuera una deuda de tarjeta de crédito, ahí tenemos dos alternativas: el pago mínimo o pago total.

MÁS INFORMACIÓN: