La indiferencia de la pareja es también causa de conflicto.
La indiferencia de la pareja es también causa de conflicto.

No entendemos por qué cuando las mujeres nos desvivimos por ser atentas, cuidadosas y preocupadas por los asuntos de nuestros esposos o parejas, ellos nos hacen a un lado, y prefieren tener más contacto con el smartphone, la televisión, la computadora o el PlayStation, que con nosotras.

MÁS INFORMACIÓN: Estrategias para que tu pareja cambie y sea mejor persona contigo

En la edición Nro. 9 de la revista +Mujer de Trome, el psicólogo Estuardo Yacolca señala que esta situación es usual porque los hombres tienen una manera distinta de pensar en comparación a las mujeres. Sin embargo, depende de ellas el poder solucionar o agravar el problema.

Antes de resentirte -indica- debes comunicarte de manera creativa. No se trata de reclamar su atención con gritos o amenazas, porque así solo conseguirás que no te quiera escuchar y te responda a la defensiva.

Recuerda usar el tono adecuado y evitar las quejas y los señalamientos. Foto: Freepik.
Recuerda usar el tono adecuado y evitar las quejas y los señalamientos. Foto: Freepik.

Tampoco sirven las típicas actitudes pasivo-agresivas, que no son directas, pero igual causan malestar como ‘olvidarse’ de las cosas o ser indiferente con él.

¿CÓMO ACTUAR?

Lo mejor es comentarle el problema, pero no como una queja sino como una descripción de lo que sientes cuando ves que él corta la conversación contigo para mirar la televisión, revisar su celular o estar en la computadora.

MÁS INFORMACIÓN: Cuidado con el chantaje emocional

Háblale sobre cómo te sientes cuando actúa de esa manera y de lo triste que te pone pensar que no eres importante para él. “Este tipo de comunicación, inteligente y asertiva, suele ser mejor recibida por los varones y es más, sirve para aclarar situaciones y reafirmar sentimientos en la pareja”, afirma el especialista.

Piensa que la comunicación en la pareja es cosa de dos, por eso debes iniciarla de manera correcta para que fluya. En primer lugar, busca el momento indicado y recuerda nada de quejas, ni reproches, ni sermones. Utiliza un tono afectuoso, cercano y comprensivo y dale espacio a tu pareja para que se exprese. Evita los señalamientos y no busques culpables.

TE PUEDE INTERESAR: