Lo primero es informarse sobre las diferentes tarjetas de crédito que tienen las entidades financieras. También puedes hablar con amigos o familiares que ya tengan una, o buscar en internet. Fotos: iStock.
Lo primero es informarse sobre las diferentes tarjetas de crédito que tienen las entidades financieras. También puedes hablar con amigos o familiares que ya tengan una, o buscar en internet. Fotos: iStock.

Tener una no es sinónimo de sobreendeudamiento, al contrario, puede ofrecernos muchos beneficios si la sabes utilizar como medio de pago. Si estás interesado en solicitar este dinero plástico, Mauricio Schwartzmann, head de Rappibank y experto en finanzas, te da los siguientes consejos:

TE PUEDE INTERESAR: Economía: 5 tips para administrar los ingresos del hogar

1. INVESTIGACIÓN. Lo primero es informarse sobre las diferentes tarjetas de crédito que tienen las entidades financieras. También puedes hablar con amigos o familiares que ya tengan una, o buscar en internet.

2. ELECCIÓN. Es recomendable que elijas una que no tenga pago de membresía mensual o anual. Al final, recuerda que tu tarjeta de crédito debe acomodarse a tus necesidades y a tus ingresos. Esto último es muy importante.

MIRA ESTO: Finanzas personales: ¿Qué necesitas para financiar un carro?

3. BENEFICIOS. Una tarjeta de crédito puede ser una buena forma de pago. Para que sea así, aprovecha su programa de beneficios (millas, puntos, devolución de un porcentaje de lo que gastas, descuentos en restaurantes y centros de entretenimiento). Infórmate previamente cómo funciona.

4. USO. Conoce bien tu línea de crédito y respétala. No te excedas en compras o pagos, recuerda que ese dinero deberás devolverlo, ya sea en una o varias cuotas mensuales. Para ello, lleva un control diario o semanal de tus gastos con tu tarjeta. Puede ser en una libreta o en tu mismo celular.

Sabías que...

Si no puedes acceder a una tarjeta de crédito porque no figuras en el sistema financiero, crea tu historial crediticio solicitando un pequeño préstamo o teniendo una cuenta de ahorros en algún banco.

TAMBIÉN PUEDES LEER ESTO:

¿Sabes cuáles son los peores lugares para guardar tu dinero?

Olvídate del colchón, es el primer punto donde los ladrones buscarán si entran a tu hogar. Lo más adecuado es que pongas tu platita en una entidad financiera.

No es recomendable poner el dinero en lugares con mucha humedad y calor, ya que los billetes pueden honguearse, maltratarse o ser comidos por insectos y/o roedores.
No es recomendable poner el dinero en lugares con mucha humedad y calor, ya que los billetes pueden honguearse, maltratarse o ser comidos por insectos y/o roedores.

Si tienes , lo más adecuado es guardarlos en , de esta manera no correrá el riesgo de caer en manos de los ladrones y, de paso, podrá ganar intereses. Sin embargo, muchas personas aún siguen teniendo su dinero en casa por diferentes motivos y lo peor es que lo ponen debajo del colchón, el lugar más inseguro del hogar.

Aparte de este, otros lugares donde NO debes guardar tu platita son las alcancías clásicas (chanchitos, por ejemplo), las cajas de los zapatos, en los cajones del clóset, en una caja fuerte (es lo primero que buscan los ladrones), detrás de un cuadro, en el bolsillo de una casaca (te puedes olvidar que está ahí y te pones la prenda), en la mesita de noche o en un bolso o cartera.

Asimismo, no es recomendable poner el dinero en lugares con mucha humedad y calor, ya que los billetes pueden honguearse, maltratarse o ser comidos por insectos y/o roedores.

Por ejemplo, las macetas con plantas naturales no son buenas opciones para guardar tus ahorros. También olvídate de meterlo en la refrigeradora o enterrarlo en el jardín.

SABÍAS QUE...

Si necesitas tener un monto de dinero en efectivo en casa para cualquier emergencia, puedes colocarlo en el frasco de un medicamento vacío o dentro de la caja con los adornos de Navidad.

RECUERDA QUE...

Es mejor que guardes tu dinerito en una entidad financiera, busca aquella que se ajuste más a tus necesidades. Así que no esperes que te quiten el dinero que tanto te ha costado ahorrar.

MÁS INFORMACIÓN: