Todas las parejas tienen conflictos internos.
Todas las parejas tienen conflictos internos.

¿Tienes una de amigos que siempre está feliz, que es pura miel en las y que nunca la has visto discutir? Seguro eso te genera algunas suspicacias porque es difícil de creer que dos personas no tengan ningún tipo de problemas, más aún si viven juntas. Ante esto surge la interrogante: ¿esconderán algo?

LEE: Mujeres que se pelean por un hombre, ¿por qué lo hacen?

La psicóloga clínica Ibeth Luján explica que una vida no puede carecer de conflictos porque todos los tenemos, ya sea en menor o mayor medida. Pero muchas veces decidimos no publicarlos o contarlos porque nos pondrían en situación de vulnerabilidad.

“Es un gran error dar por sentado que lo único que existe en la vida de nuestros amigos es aquello que comparten en las redes sociales o lo que nos cuentan. Los conflictos los van a tener con frecuencia, solo que no necesariamente nos vamos a enterar”, señala la experta.

Hay que aclarar que las discusiones no son buenas ni malas, son parte del proceso de la resolución de un problema y deben ser respetuosas. En ellas no pueden estar inmersos los gritos, insultos o agresiones físicas.

Así que la próxima vez que veas a una pareja feliz, no creas que no tiene problemas. Recuerda que ellos deciden qué compartir y qué no, ya sea para cuidar su privacidad, su estilo de vida o por otro motivo.

MIRA: Parejas: ¿Por qué a algunos hombres les cuesta perdonar una infidelidad?

DATO

Si las peleas a los gritos son pésimas para tu relación, los silencios absolutos también lo son. Lo recomendable es conversar sobre los problemas.

TE PUEDE INTERESAR: ¿PUEDE HABER RECONCILIACIÓN DESPUÉS DE UNA AGRESIÓN FÍSICA?

Te grita, humilla y golpea, pero luego te dice que lo perdones, que nunca más lo volverá a hacer. Se muestra, aparentemente, arrepentido y crees que ha cambiado y piensas en darle una nueva oportunidad. Esto sucede con muchas , pero ¿realmente puede haber una reconciliación después de una ?

La psicoterapeuta Gabriela Mejía explica que la agresión física es la forma más visible de la, porque antes de llegar a esta se ha dado la psicológica que es igual de dañina, y por ello no se recomienda que una pareja retome la relación y se reconcilie automáticamente.

“Si aceptamos regresar sin pasar por una terapia viviremos en un círculo de violencia donde nos perdonamos, pasa un tiempo de tranquilidad y luego vuelve la agresión. Vivir con un agresor puede llevar a la muerte”, advierte.

La experta recomienda que luego de una situación de violencia física, la víctima debe aislarse y alejarse del agresor para cuidar su integridad.

AYUDA

Se podría hablar de una reconciliación cuando ambas partes han recibido ayuda psicológica y han decidido cambiar y mejorar. Pero, según Mejía, esto no se logra en una semana ni en un mes, sino en varias sesiones de terapia que pueden durar hasta años. Y sobre todo evidenciando actitudes de cambio.