Hay parejas, incluso desde el enamoramiento, que viven en , con ciclos de violencia y sin freno ni a las más salvajes agresiones. ¿Por qué cuesta tanto acabar el sufrimiento disfrazado de amor y cómo hacerlo?

“Esas relaciones ‘normalizan’ la violencia. Generalmente él por problemas de control de ira, baja empatía y egocentrismo. Y ella, por dependencia emocional y económica, baja autoestima, inseguridad, quizás creció sin afecto, con maltrato infantil o abuso sexual”, dijo a Trome la médico psiquiatra Vanessa Herrera.

Explicó que uno de ellos es tan dominante que anula los deseos y proyectos del otro y eso también es por patrones culturales de violencia y machismo. “Después hay ‘luna de miel’ (el agresor dice sentir culpa, es atento), ella se ilusiona con que ‘cambiará’, pero vuelve la agresión y el juego patológico puede durar años y llegar a feminicidio”, advirtió Herrera.

NO ES FÁCIL

No se debe forzar a la víctima a ‘romper’ ni criticarla si no lo hace ‘ya’. “Son relaciones traumáticas, no es sencillo acabarlas, menos si llevan años o hay hijos. Tras separarse, hay periodo de alto riesgo de violencia, depresión, ansiedad, alcohol, descuido de hijos, intento de suicidio. La denuncia es importante, pero no basta. Necesita red de apoyo (familia, amistad y profesional), proceso terapéutico y recuperar el proyecto de vida”, refirió. (Isabel Medina)

QUÉ HACER SI:

Según el Programa ‘Aurora’ del Ministerio de la Mujer:

SI DECIDE acabar la relación: No se lo diga a solas. Acompáñese de familiar.

SE separó por violencia, abandono de hogar: Denuncie. Cambie cerradura. No se reúnan a solas, ni en hotel o su casa.

SU EX la cita por el dinero para los hijos: No a solas, preferible que deposite en cuenta.

SU EX va a casa por sus hijos: Pida a vecinos que, ante grito, pitazo u otro, la auxilien, llamen ayuda.

AUXILIO GRATUITO: Comisaría, Centro de Emergencia Mujer, Centro de Salud Mental Comunitario.

LÍNEAS de ayuda: 105 (Policía), 100 (Ministerio de la Mujer), 113 (Minsa).