Si tiene parejita está bien que le preguntes quién es y dónde la conoció, sin ser tan insistente.
Si tiene parejita está bien que le preguntes quién es y dónde la conoció, sin ser tan insistente.

‘Mi hijo me dice a cada rato que respete su privacidad. Yo siento que lo hago porque no le exijo que me dé la clave de sus redes sociales, por ejemplo. No sé qué estoy haciendo mal’. Antonia, 45 años.

En estos tiempos, tanto los como los adolescentes tienen un mal concepto de la privacidad. Si bien es importante respetar sus espacios para que desarrollen mejor su independencia y toma de decisión, eso no significa que dejaremos que hagan su voluntad, es necesario poner ciertos límites.

MIRA: Basta de violencia: Explícale a tus hijos que no es el camino correcto

Para el coach y docente Iosef Navarro respetar la privacidad del significa:

1. Tocar la puerta de su habitación antes de entrar, Es normal que el jovencito o jovencita quiera estar solo en su mundo por un momento, solo no permitas que se encierre con llave en su cuarto.

2. No revisar a cada rato su celular o redes sociales. Debes tener sus claves de acceso por motivo de seguridad, pues recién están construyendo su capacidad de diferenciar lo malo de lo bueno. Pero no exageres y leas todo el tiempo sus conversaciones.

3. Evitar los interrogatorios. Si tiene parejita está bien que le preguntes quién es y dónde la conoció, sin ser tan insistente. Lo malo es hostigarlo con muchas interrogantes.

LEE: Crianza: ¿La indiferencia del padre cuánto daña a los hijos?

BUENOS CONSEJOS

Cuando tu retoño te diga: ‘Mamá, respeta mi privacidad’ piensa si estás siendo muy invasiva. Si no es así, habla con él y dile que hay normas yque se deben respetar.

Construye una buena relación con el adolescente, así no sufrirás con el tema de la privacidad, pues él mismo te contará sus cosas. ¿Cómo hacerlo? Haciendo actividades juntos, como ver una película, ir al parque y practicar algún deporte.

CONFIANZA

La privacidad y mantener la puerta cerrada es un privilegio que solo se puede conseguir a través de la confianza, la honestidad y el respeto. Si tus hijos violan tus normas, lo primero que va a cambiar es que vas a estar mirando con detenimiento qué hacen.

MÁS INFORMACIÓN: