Sé agradecido con lo que tienes en estos momentos y esfuérzate  por llegar a tus metas, y poco a poco verás las recompensas.
Sé agradecido con lo que tienes en estos momentos y esfuérzate por llegar a tus metas, y poco a poco verás las recompensas.

Tenemos tantos sueños y objetivos, pero se quedan en el aire y nos sentimos estancados. Es normal que las personas atraviesen por un sinfín de problemas en sus diferentes etapas, como la familiar, laboral y amorosa. Pero, sabías que los miedos pueden hacer que no logres el éxito.

TE PUEDE INTERESAR: Razones para no vivir del qué dirán

En ese sentido, la reconocida coach ontológica y autora de Libre del miedo (Editorial Planeta), Rosa María Cifuentes, comparte cuatro tipos de miedo y brinda algunas recomendaciones que debemos hacer para superar y trabajar en nosotros mismos:

Miedo a no ser amado

Debes reconocer los pensamientos que tienes acerca de tu persona, aquellas afirmaciones son ¿negativas? ¿pesimistas? incluso si descuidas tu aspecto físico, podría ser una señal de tener este tipo de miedo. Para superar, se debe de comenzar a trabajar en el amor propio, entendiendo que cada uno es diferente y especial.

MIRA: El buen sentido del humor es la clave del éxito en el desempeño laboral

Miedo a envejecer

pero muchas veces causa miedo a que depara el futuro en cuanto al trabajo, a la familia o al aspecto físico. No te compares con nadie, la belleza va más allá. Debes de comprender que, sea que te veas joven o no, no implica que otras personas se alejen de ti por eso.

Miedo a la pobreza

Revisa tus creencias acerca del trabajo, mira como aquellas personas con los oficios más humildes sonríen y son amables con las personas que los rodean. Claro que es importante trabajar y ahorrar, pero no te obsesiones con que debes de tener todos los lujos. Todo es consecuencia de la forma y manera con que procedes en la vida. Sé agradecido con lo que tienes en estos momentos y esfuérzate por llegar a tus metas, y poco a poco verás las recompensas.

Miedo a no tener el control

Si notas que el miedo a equivocarte te ha llevado a una situación de revisar o planificar de manera recurrente hasta cansarte y limitarte hacer cosas nuevas, considera en acudir a un psiquiatra, porque podría ser ansiedad generalizada. Valora y celebra cada cosa que realices, así como el de los demás.

MÁS INFORMACIÓN: