Se debe asear la zona íntima de forma superficial con agua y jabón (al momento de la ducha preferentemente) y utilizar calzones de algodón. Foto: iStock.
Se debe asear la zona íntima de forma superficial con agua y jabón (al momento de la ducha preferentemente) y utilizar calzones de algodón. Foto: iStock.

La zona íntima de es bastante delicada y en verano, no basta darse una ducha diaria. Las prendas ajustadas que utilizas para salir a la calle en pleno sol, las largas horas que pasas con la ropa de baño mojada cuando vas a la playa y el uso de toallas higiénicas por tiempos prolongados podrían provocarte

TE PUEDE INTERESAR: ¿Cómo aliviar las náuseas durante el embarazo?

El médico ginecólogo Jaime Seminario explica que el calor y la humedad en tu zona íntima provocan que los hongos (infección también denominada candidiasis) proliferen en la vagina, desencadenando molestosos síntomas como ardor, dolor al orinar o al tener relaciones sexuales, inflamación de los genitales y cambios en la coloración del flujo vaginal.

MIRA ESTO: Todo lo que debes saber sobre tus pezones

CUÍDATE

El especialista sugiere asear la zona íntima de forma superficial con agua y jabón (al momento de la ducha preferentemente), utilizar calzones de algodón (no de material sintético) y cambiarlos más de una vez durante el día, si se ha caminado mucho o sudado.

A su vez, vestir ropa holgada confeccionada con tejidos que faciliten la transpiración de todo el cuerpo, cambiar de forma frecuente los tampones o toallas higiénicas y evitar las duchas vaginales ya que alteran la flora bacteriana. “Algo importante es beber abundante agua en verano porque la hidratación hace que el sistema de defensas del organismo funcione mejor, protegiéndonos de infecciones. Además, no aguantarse las ganas de orinar, y miccionar antes y después de tener relaciones sexuales”, recomienda.

TRATAMIENTO

Ante un caso de infección vaginal es preciso no automedicarse. Tomar antibióticos sin evaluación médica puede arrasar con las bacterias buenas de la vagina, las cuales funcionan como una capa protectora natural de ese órgano. Lo mejor es acudir con un especialista que evalúe y determine si la afección se debe a un hongo, una bacteria o un parásito y, según ello, sugerir un tratamiento vía oral o vaginal.

BUENOS CONSEJOS

♦Tras un día de playa o piscina es muy importante darse una buena ducha para eliminar posibles agentes infecciosos, especialmente si hay restos de arena o agua clorada.

♦Las mujeres que padecen infección vaginal y son sexualmente activas deben abstenerse de intimidad el tiempo que dura el tratamiento, a fin de no empeorar el cuadro médico.

MÁS INFORMACIÓN: