Es importante empezar a tomar consciencia de que no solo se debe cuidar la salud al encontrarse en cierta etapa de vida, sino por el contrario, será la prevención y control constante la clave para detectar a tiempo si se cuenta con un problema cardiovascular. Foto: Pexels.
Es importante empezar a tomar consciencia de que no solo se debe cuidar la salud al encontrarse en cierta etapa de vida, sino por el contrario, será la prevención y control constante la clave para detectar a tiempo si se cuenta con un problema cardiovascular. Foto: Pexels.

son una condición común de la tercera edad. Sin embargo, es a partir de los 10 años que una persona puede presentar los primeros síntomas que develan dificultades en el corazón; desde arritmias, defectos cardíacos de nacimiento, hasta enfermedades en los vasos sanguíneos. Por eso, es importante empezar a tomar consciencia de que no solo se debe cuidar la salud al encontrarse en cierta etapa de vida, sino por el contrario, será la prevención y control constante la clave para detectar a tiempo si se cuenta con un problema cardiovascular.

Sylvia Rodriguez, nutricionista del equipo Magnesol, ofrece algunos consejos para empezar a cuidar la salud cardíaca:

1. Controlar la presión arterial:

Algunos síntomas de presión arterial pueden ser dolor de cabeza intenso, sensación de aumento de temperatura, la cual se deja notar en rojez del rostro y orejas. Por eso, no se debe esperar que la situación se agrave para tomar acciones; con un tensiómetro, se debe medir la presión cada intervalo de horas y apuntar los niveles que presenta. De esa manera, si se nota un aumento de los valores normales (120/80), se deberá considerar visitar a un cardiólogo.

2. Agregar el magnesio a la alimentación diaria:

Este mineral, pertenece al grupo de aquellos nutrientes capaces de prevenir enfermedades del corazón. Junto con el potasio, se convierte en un componente esencial en diversos procesos metabólicos que afectan las funciones cardíacas y vasculares.

3. Realizar actividad física:

Contar con una rutina en la que se desarrolle ejercicio físico regularmente previene desde enfermedades, como cardiovasculares, hasta accidentes cerebrovasculares. Realizar actividad de manera moderada durante un mínimo de 30 minutos 5 días a la semana o de intensidad alta un mínimo de 20 minutos 3 días a la semana, mejorará la capacidad funcional del cuerpo y reducirá la indicencia de enfermedades cardícacas y mortalidad.

4. Reducir el consumo de sal:

La sal mantiene una relación directamente proporcional con la presión arterial. Existen diversos estudios que muestran que un consumo bajo de este mineral en los alimentos ayuda a mantener los niveles normales de presión. Por eso, se recomienda mantener un régimen alimenticio en donde se priorice el consumo de frutas y verduras por sobre los condimentos como la sal y pimienta.

Te puede interesar: