La leche es una gran fuente de calcio, vitamina A y vitaminas del complejo B, proteínas, fósforo, además de cobre, ácido nicotínico, vitamina C y D y hierro (Foto: Pixabay)
La leche es una gran fuente de calcio, vitamina A y vitaminas del complejo B, proteínas, fósforo, además de cobre, ácido nicotínico, vitamina C y D y hierro (Foto: Pixabay)

Existen personas que prefieren evitar el consumo de , ya sea porque les hace daño o no les gusta. Es más, de seguro escuchaste oír a varias que son intolerantes e incluso tienen alergias cuando la ingieren.

Entonces, te surge una pregunta ¿acaso alergia e intolerancia no son lo mismo? Pues no, son distintas y se presentan de diferentes maneras.

El portal publicó un artículo en el que nos da a conocer en qué se diferencia una de la otra y cuáles son sus síntomas, así que presta mucha atención.

La principal función de la leche es la de nutrir a los hijos hasta que son capaces de digerir otros alimentos (Foto: Freepik)
La principal función de la leche es la de nutrir a los hijos hasta que son capaces de digerir otros alimentos (Foto: Freepik)

ALERGIA A LA LECHE

La alergia a la o productos lácteos (de vaca, oveja, cabra, soja u otros) es común en niños cuyos sistemas inmunitarios responden de manera anormal a este producto. La respuesta son reacciones alérgicas.

Si la reacción de su organismo se da con una alergia, lo mejor es evitar por completo su consumo, ya que este malestar podría ser grave.

Síntomas de la alergia a la leche

Ni bien se consume leche aparecen síntomas como:

  • Vómitos.
  • Ronchas
  • Picazón e hinchazón alrededor de labios, lengua o garganta.
  • Problemas digestivos (diarrea o cólicos).
  • Sibilancias (sonidos agudos semejante a los silbidos que se producen durante la respiración cuando las vías respiratorias están parcialmente bloqueadas), tos o problemas para respirar.
  • Dolor abdominal.
  • Secreciones nasales y ojos llorosos.

¿Es peligrosa esta reacción alérgica?

Sí porque se trata de una emergencia médica, que debe ser atendida de inmediato; ya que una alergia a la leche puede bloquear la respiración.

Lo mejor es acudir a un especialista para que determine si su hijo es alérgico. Generalmente se presentan en niños y según va creciendo desaparece.

Cada tipo de leche tiene diferentes propiedades, dependiendo de las sustancias que aparezcan en la mezcla (Foto: Freepik)
Cada tipo de leche tiene diferentes propiedades, dependiendo de las sustancias que aparezcan en la mezcla (Foto: Freepik)

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

La intolerancia a la lactosa se genera cuando el intestino delgado no produce suficiente cantidad de una enzima que se llama lactasa, que es la que permite digerir el azúcar de la leche (lactosa), señala el portal.

Para este caso, se recomienda sustituirla con productos alternativos conocidos como deslactosados.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

La intolerancia a lactosa también presenta síntomas a los que debes prestarle mucha atención:

  • Problemas digestivos como hinchazón estomacal, gases o diarrea.

¿Qué hacer?

Se recomienda consumir productos sin esta sustancia, aunque si deseas aumentar la tolerancia deberás a empezar a ingerirla en pequeñas cantidades para ir creando la enzima lactasa en tu organismo.

Lo ideal es consultar con un especialista para que elabore un plan de alimentación diaria.

La leche es una gran fuente de calcio, vitamina A y vitaminas del complejo B, proteínas, fósforo, además de cobre, ácido nicotínico, vitamina C y D y hierro (Foto: Pixabay)
La leche es una gran fuente de calcio, vitamina A y vitaminas del complejo B, proteínas, fósforo, además de cobre, ácido nicotínico, vitamina C y D y hierro (Foto: Pixabay)