La visión de niños, adolescentes, adultos y adultos mayores debe protegerse en todo momento para retrasar y prevenir la aparición de enfermedades oculares complejas.
La visión de niños, adolescentes, adultos y adultos mayores debe protegerse en todo momento para retrasar y prevenir la aparición de enfermedades oculares complejas.

En tiempos de pandemia la se ha priorizado más que antes por los nuevos hábitos que han llegado a nuestras vidas a raíz del COVID-19. El uso continuo de pantallas para todas las edades, el ingreso del coronavirus a través de nuestros ojos, el sedentarismo que ha ocasionado el confinamiento, entre otros temas han sido causa de preocupación para .

En ese sentido, se deben conocer los cuidados y complicaciones oculares que ocurren dependiendo de cada edad (recién nacidos, niños, adolescentes, adultos y adultos mayores). “Si protegemos nuestros ojos desde niños y de forma permanente vamos a contar con una calidad de cuando lleguemos a la adultez. Además, es muy importante conocer si a nivel familiar se tiene alguna incidencia de enfermedades oculares previas para poder retrasar su aparición y detectarlas oportunamente. ”, precisó el Dr. Gerardo Arana, Director Médico de Oftálmica Clínica de la Visión.

LEE: Conoce los riesgos de frotarse los ojos

En el caso de los que hayan sido prematuros, estos tendrán un desarrollo incompleto de la visión y en algunos casos se podría presentar la retinopatía de la prematuridad, en donde se ve un crecimiento desproporcionado de vasos sanguíneos que puede llevar a la ceguera. Una recomendación clave es que las madres dejen de fumar antes y durante el embarazo para evitar partos prematuros.

NIÑOS Y ADOLESCENTES

A partir de los niños de 3 años, se sugiere que los padres opten por brindarles una alimentación balanceada para evitar la temprana aparición de obesidad u otras complicaciones. Ante el inicio de las clases virtuales, se recomienda que los infantes pasen una revisión oftalmológica presencial para que se pueda identificar si necesitan usar lentes o si padecen de alguna patología.

El uso continuo de pantallas genera en los niños y también en adolescentespor lo que se sugiere tomar descansos, regular el brillo de las pantallas, parpadear, usar siempre sus lentes con medida y humectar los ojos con gotas lubricantes.

ADULTOS

En el caso de los adultos de 20 a 40 años que usen lentes y padezcan de miopía, hipermetropía o astigmatismo se sugiere que puedan operar (con evaluación previa) sus defectos refractivos en este rango de años ya que la medida no varía mucho. Se recomienda un control oftalmológico cada 5 años en personas que no tengan enfermedades complejas oculares y de manera anual en caso las tengan.

Entre los 40 y 60 años empezarán los efectos de la presbicia, en donde se hace indispensable el . Se recomienda que pasen chequeos oftalmológicos cada dos años para actualizar las medidas. En esta etapa aparecen también los males oculares genéticos como el glaucoma o la retinopatía diabética. Además, el estilo de vida empieza a impactar en la salud visual con la llegada de patologías como la Degeneración Macular Relacionada a la Edad (DMRE) y la catarata.

LEE: ¿Por qué fumar daña los ojos?

ADULTOS MAYORES

Los adultos mayores de 60 años en adelante van a presenciar de forma más desarrollada enfermedades oculares complejas (glaucoma, retinopatía diabética, catarata y DMRE). A su vez, van a empezar a presentar diversos malestares oftalmológicos que posiblemente compliquen su calidad de vida. Las comorbilidades no controladas también juegan un papel importante ya que la hipertensión, colesterol y diabetes pueden impactar directamente en la salud visual.

CUIDADOS OCULARES GENERALES

Siendo así, el Dr. Gerardo Arana comparte algunos cuidados oftalmológicos vitales que todas las personas deben procurar seguir para salvaguardar su salud visual: usar anteojos de sol con filtros UV, no fumar, tener una alimentación rica en frutas y verduras, realizarse , usar lentes protectores en tiempos de pandemia, conocer el historial genético de la familia, optar por una intervención quirúrgica de forma temprana, usar gotas lubricantes y tomar descansos durante el uso de pantallas.