Existen señales de alarma que nos permiten saber cuándo no estamos ante un Síndrome de Intestino Irritable como el sangrado asociado a las deposiciones, fiebre y pérdida de peso. Cuando se identifiquen estas señales de alerta, debe acudir inmediatamente al médico para recibir tratamiento inmediato”, indica el experto. Foto: Pexels.
Existen señales de alarma que nos permiten saber cuándo no estamos ante un Síndrome de Intestino Irritable como el sangrado asociado a las deposiciones, fiebre y pérdida de peso. Cuando se identifiquen estas señales de alerta, debe acudir inmediatamente al médico para recibir tratamiento inmediato”, indica el experto. Foto: Pexels.

Los principales síntomas del síndrome de intestino irritable son: dolor abdominal, cambio en el hábito de las deposiciones (diarrea, estreñimiento o ambos), distensión abdominal y flatulencias. Las personas más propensas a sufrir de esta condición se encuentran entre los 20 y 50 años de edad, son sedentarias, con hábitos alimenticios inadecuados y otras condiciones asociadas como el estrés.

Se estima que el 15% de los peruanos padece de síndrome de intestino irritable (SII), porcentaje muy por encima del promedio global, que varía entre el 3.8% y 9%, así lo explica el Dr. Marco Pesantez, gerente médico Sanofi Consumo Masivo para la región Andina, Centroamérica y El Caribe. “El SII es una patología crónica del sistema gastrointestinal de causa desconocida y asociada a múltiples factores como el estrés, la dieta, el sedentarismo, entre otros. Aproximadamente el 70% de los pacientes con esta condición no tiene diagnóstico y, en consecuencia, no recibe el tratamiento adecuado “, agrega.

De acuerdo con el especialista, cuando una persona con SII no trata la enfermedad ve afectada su calidad de vida y su desarrollo tanto personal como profesional, ya que las incomodidades que produce pueden llegar a provocar desde ausentismo laboral o escolar, hasta trastornos psiquiátricos que empeoran la condición del paciente.

¿Cómo reconocer los síntomas?

Es importante reconocer los síntomas de la enfermedad, tales como dolor abdominal, cambio en el hábito de las deposiciones (diarrea, estreñimiento o ambos), distensión abdominal, flatulencias, entre otros. “Existen señales de alarma que nos permiten saber cuándo no estamos ante un Síndrome de Intestino Irritable como el sangrado asociado a las deposiciones, fiebre y pérdida de peso. Cuando se identifiquen estas señales de alerta, debe acudir inmediatamente al médico para recibir tratamiento inmediato”, indica.

Una dieta que no produzca incomodidad

Por otra parte, el experto explica que, si bien el SII no tiene cura, se puede controlar y mejorar la vida del paciente. De acuerdo con la especialista se debe manejar la enfermedad de forma integral: contar con un tratamiento que ataque los síntomas de la enfermedad; seguir una dieta que incluya todos los grupos alimenticios, pero que excluya aquellos que producen incomodidad (granos, brócoli, lactosa, etc.); realizar actividad física de forma regular; y manejar el estrés u otras condiciones psiquiátricas que estén incluyendo en la condición del paciente.

“Especialistas y entidades internacionales como la American College of Gastroenterology recomiendan al aceite de menta para controlar y aliviar los síntomas del SII, ya que sus beneficios han sido clínicamente comprobados y se adapta a las tendencias actuales de laspersonas, quienes cada vez más optan por alternativas 100% naturales, eficaces y seguras”, resalta el doctor.

Así mismo, el especialista reitera la importancia de llevar un estilo de vida saludable paraevitar el desarrollo de patologías como el SII. “Las personas más propensas a sufrir de esta condición se encuentran entre los 20 y 50 años de edad, son sedentarias, con hábitos alimenticios inadecuados y otras condiciones asociadas como el estrés”, finaliza.

Te puede interesar: