Por lo general son personas hostiles, pero que suavizan sus comentarios con bromas y burlas. Foto: Freepik.
Por lo general son personas hostiles, pero que suavizan sus comentarios con bromas y burlas. Foto: Freepik.

Una agresión física o verbal es muy fácil de reconocer, pero hay quienes ejercen otro tipo de violencia que es igual de peligrosa, pero no es tan sencilla de descifrar porque es silenciosa y

MIRA ESTO | Conozca el ‘diu liberador de progestágeno’, nuevo método anticonceptivo moderno ofertado en hospitales públicos

A este tipo de personas se les llama ‘pasivo-agresivas’ y pueden hacer el mismo daño que las parejas abusivas. Ellos no expresan abiertamente lo que sienten, pero se las ingenian para lastimar y hacer daño a la persona.

“Los pasivo-agresivos expresan sus pensamientos negativos o comentarios hostiles a través de dardos muy sutiles que podrían pasar desapercibidos por mucho tiempo. Reprimen sus sentimientos y buscan la manera de lastimar u ofender sin que te des cuenta. Es un tipo de violencia muy común en las parejas. No es un trastorno de personalidad en sí, pero sí es indicador de una afección mental”, comenta la psicóloga Eimy Valderrama.

La experta nos detalla cinco acciones que evidenciarían este tipo de conducta:

1. Te ignora de un momento a otro

Sin explicación alguna, te hace desaires, deja de responderte los mensajes, llamadas y hace como si estuviera enojado o enojada contigo.

2. Siempre te compara

Y de la forma más sutil que casi ni te das cuenta que te está lastimando. Para tu ellos nunca serás suficiente.

MIRA ESTO | ¿Por qué algunos se sienten tristes, nostálgicos y hasta se deprimen en Navidad?

3. El rey o la reina de las quejas

Se para quejando de su vida laboral y amorosa, y luego te llena de elogios. Primero te hiere y luego te demuestra su cariño.

4. Es un trabajador mediocre

Y reniega cuando le exigen más cosas, aunque sean su responsabilidad. No tiene deseos de superación.

5. Es amargado

Tiene el carácter hostil y critica a los demás. No hay momento del día que no deje de fijarse en la situación de los demás y compararlas con las suyas. Por fuera se mostrará feliz, pero por dentro sentirá rabia y buscará el momento preciso para comentar destructivamente.

TE VA A INTERESAR: