Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Señor de Los Milagros: ‘Nuestra fe es muy grande’

Fundadores de la Hermandad del Señor de los Milagros de San Hilarión cumplen 40 años de acompañar al cristo moreno.

Hermandad del Señor de Los Milagros San Hilarión de Comas
Hermandad del Señor de Los Milagros San Hilarión de Comas
Hermandad del Señor de Los Milagros San Hilarión de Comas
Hermandad del Señor de Los Milagros San Hilarión de Comas

Con cuarenta años de historia, la Hermandad Señor de los Milagros de San Hilarión, en Comas, acompaña con mucha fe y devoción a la venerada imagen del Cristo Moreno que el último domingo salió en procesión por las principales calles del distrito. Sus fundadores Rosa Rodríguez (75), Felícitas Pastillos (79), Edmundo Díaz Padilla (83) y Marcelina Padilla (78) comentan cómo se inició esta comunidad que mantiene intacta la creencia y respeto al Cristo de Pachacamilla.

¿Cómo nació la Hermandad San Hilarión?
Rosa: Somos vecinos que vivimos en el óvalo Parque 18 de Octubre en la Cooperativa San Hilarión y decidimos colocar en el centro del óvalo la imagen del Señor de los Milagros.
Felícitas: Luego, todos los fundadores quisimos crear nuestra propia hermandad y lo hicimos en 1979.
Marcelina: Las familias fundadoras somos los Rodríguez, Pastillos, Padilla y Dioses.

¿Cómo obtuvieron el primer lienzo?
Marcelina: Fue donado por la familia Pastillos. Era una pequeña anda que sacamos en procesión un buen tiempo.
Rosa: Luego de muchos años y esfuerzo, a partir de 1994 tenemos un anda e imagen de tamaño similar a la de la iglesia de las Nazarenas, mide casi cinco metros.

¿Cuál es su participación en la hermandad?
Rosa: Felícitas, Marcelina y yo fuimos sahumadoras por treinta años, ahora solo acompañamos y cantamos en la procesión. Le hemos dado pase a las nuevas generaciones de sahumadoras.
Edmundo: Yo fui cargador durante 32 años, ahora solo acompaño al Señor.

¿De dónde viene su fe al Señor de los Milagros?
Rosa: Es una tradición heredada de mi familia, la devoción me la inculcaron mis padres y hasta el día de hoy me visto de morado en octubre.
Felícitas: El Señor me hizo el milagro de mantener con vida a mi esposo que fue desahuciado por los médicos. Él tiene cáncer a los riñones, pero ahora con sus medicinas está estable.
Edmundo: Es una fe que me fue heredada, pero que también me permite compartir con mi esposa e hijos, toda mi familia pertenece a la hermandad, algunos son cargadores, otras sahumadoras.
Marcelina: Dentro de la cuadrilla tenemos el caso de otro fundador, don Sigifredo Dioses (73), quien sufrió hace cinco años un derrame cerebral. Ahora camina y puede hablar.

¿En todo este tiempo han vivido alguna anécdota que recuerden?
Rosa: No sé si anécdota, pero sí un incidente, una vez terminando una actividad para recaudar fondos nos robaron cuarenta cajas de cerveza, estábamos muy preocupados, pero felizmente se pudo pagar la deuda y realizar ese año con normalidad la procesión.

¿Acompañaron a la imagen que sale de las Nazarenas?
Felicitas: No, pero acompañamos a otras hermandades, como de la urbanización San Felipe, Santa Isabel de Carabayllo y Carmen de La Legua Reynoso, en el Callao. (Pilar Cuya)

Cargando siguiente contenido

Portada